Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis que sufre el comercio obliga a Fecimo a suspender la pasarela Amodiña

Un vecino, ayer, paseando ante un escaparate de un comercio de ropa en Bueu. SANTOS ÁLVAREZ

Las consecuencias económicas de la pandemia de COVID-19 y la crisis de suministros que afecta a distintos sectores se deja sentir en los comercios de moda de O Morrazo. Estos problemas llevaron a la federación de comerciantes, Fecimo, a suspender el regreso de la pasarela de moda Amodiña, que estaba prevista para este 14 de mayo en la Alameda de Moaña después de que la propia pandemia impidiese su organización en los años 2020 y 2021.

Muchos comercios de ropa se encuentran con problemas para recibir la mercancía y poco producto en los almacenes, lo que dificultaba reservar piezas de ropa para un desfile que siempre atrae a miles de personas al casco urbano moañés. Aunque se barajó un aplazamiento para finales de mayo, finalmente la federación de comerciantes tomó la decisión de dejar la recuperación del evento para el año 2023. “Esperemos que las condiciones para entonces sean adecuadas”, indican desde el colectivo con optimismo.

Un momento de la octava edición, en 2019. |   S.A.

Un momento de la octava edición, en 2019. | S.A.

El plazo de inscripción llegó a abrirse para un evento que desde su creación se convirtió en el gran escaparate de las propuestas de moda de los comercios de O Morrazo. Además de ropa de hombre, de mujer, infantil y lencería, los modelos que participan también lucen peinados y maquillaje de peluquerías y centros de estética de la comarca, entre otros sectores. Zapaterías, tiendas de complementos, de decoración, joyerías, floristerías y hasta panaderías participaron en ediciones anteriores de una pasarela de moda siempre salpicada de vistosas actuaciones musicales entre desfile y desfile.

Esta suspensión hasta el próximo año se dejó sentir sobre todo entre la hostelería, pues Amodiña llenaba el centro de Moaña de vecinos de toda la comarca durante una tarde. La última edición, en mayo de 2019, fue el octavo año del evento y citó a miles de personas y por la pasarela pasaron 80 modelos entre profesionales y niños de la localidad que acudieron a los casting previos.

 El evento siempre llena la Alameda moañesa. | S.A.

El evento siempre llena la Alameda moañesa. | S.A.

“Todavía no superamos la mala racha y fue muy difícil sobrevivir tras la pandemia”

Algunos comercios de la comarca confesaban ayer que se encuentran “lejos” de superar la mala racha económica derivada de la crisis sanitaria. “Lo pasamos mal para sobrevivir tras la pandemia”, apuntaban desde establecimientos de ropa. Temen, comerciantes, que las ayudas de los Concellos se paralicen al pasar dos años desde los cierres obligatorios a los que se vieron sometidos por orden del Gobierno central como medida para luchar contra la pandemia de COVID-19 y señalan que necesitan que se prorroguen un año más los programas de bonos del comercio, como esperan que se haga al menos en Cangas.

Hay que recordar que las administraciones locales colaboraron con bonos de este tipo desde la reapertura de los comercios e incluso con inyecciones directas de dinero a sectores como la hostelería, para intentar minimizar el impacto económico de los mencionados cierres forzosos. A juzgar por las consecuencias económicas que todavía sufre buena parte del tejido comercial de la comarca, a nivel económico O Morrazo está más lejos de regresar a la normalidad anterior a la crisis que a nivel sanitario, en donde ya apenas existen restricciones.

Compartir el artículo

stats