Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los institutos tildan de “caótica” la supresión de las recuperaciones y deben modificar su calendario

Alumnado en el patio del instituto de Rodeira, en Cangas. / S.A.

Los institutos de O Morrazo están a punto de comenzar los exámenes de la primera evaluación. Los adelantaron en sus calendarios académicos debido a que las recuperaciones de asignaturas pasaban este curso de septiembre a finales de junio. Sin embargo, ahora los claustros de profesores se enfrentan a la reciente aprobación por parte del Consejo de Ministros del real decreto que regula la evaluación, promoción y titulación adaptadas a la Lomloe, que en la práctica elimina la convocatoria extraordinaria para todos los cursos de ESO. La decisión de que un alumno pase o no de curso cuando tenga suspensos quedará en manos del propio equipo docente. Este cambio normativo con el curso ya iniciado coge con el pie cambiado a los institutos, que hablan de una situación “caótica” y alertan de la preocupación entre las familias de los estudiantes “con llamadas constantes pues los padres no entienden cómo todavía no conocemos los criterios de promoción de curso”.

En el primer trimestre mantienen el calendario adelantado “y posiblemente también en el segundo trimestre, si la Xunta de Galicia no desarrolla antes este decreto”, apuntan desde todos los centros.

En Moaña el director del IES A Paralaia, Álvaro Rodríguez, reconoce que viven una “situación de incertidumbre sobre cómo tenemos que finalizar el curso a nivel de exámenes”, y espera que esta inquietud no se transmita a los alumnos.

Desde el IES As Barxas explican que el adelanto del calendario les obligó a tener la evaluación final ordinaria finalizada para el 6 de junio. “Hasta el 22 teníamos organizadas actividades como charlas y talleres, así como tras los exámenes del primer y segundo trimestre. En el último los que no habían aprobado todas las asignaturas recibirían clases de refuerzo hasta el propio 22 para la convocatoria extraordinaria. Pero ahora cambia todo y todavía no sabemos cómo va a quedar”, entienden que lo más lógico es rehacer el calendario para llevar la última evaluación directamente al 22 de junio, cuando finalizan las clases.

Desde el equipo directivo de este mismo centro esperan que el desarrollo del decreto del Gobierno central por parte de la Xunta “llegue lo antes posible, para poder rediseñar el calendario y anular o modificar las actividades que ya teníamos cerradas”. Además de recordar el nerviosismo de las familias, desean que la redacción de la Xunta deje claros los criterios que permitan la promoción de curso. “Nos tememos que, si todo depende de una decisión del comité de evaluación, se produzcan injusticias como que en un instituto se pueda pasar con tres asignaturas suspensas y en otro no. Hay que intentar que no se puedan generar esas situaciones”.

En Bueu, por su parte, la jefa de estudios del IES Johán Carballeira, Leo Torres, teme un retraso en la Consellería de Educación “similar al que ocurre con los protocolos COVID-19”, y espera no llegar a primavera sin tener claros los criterios y el calendario de cara al último trimestre.

En este instituto exponen la sobrecarga de trabajo que les implicará en el último trimestre este nuevo cambio normativo. “Todo apunta a que nosotros tendremos cuatro evaluaciones distintas en otras tantas fechas: la primera de los alumnos de 2º de Bachillerato, que después deben presentarse a las pruebas de acceso a la universidad; la convocatoria ordinaria y la extraordinaria para 1º de Bachillerato y para los alumnos de Formación Profesional, pues para ellos no se suprimen las recuperaciones; y después la evaluación para los alumnos de la ESO, con criterios que todavía no sabemos”.

Entiende, Torres, que el fondo de la nueva norma no es malo “porque lo ideal es reforzar el trabajo diario y los profesores que conocen a los alumnos durante meses saben si merecen promocionar o no”, pero considera que es “caótico” plantear este cambio con el curso ya iniciado y lamenta que “como siempre, no se consultase con los docentes ni con los estudiantes para el cambio”.

En lo que respecta a los centros de Secundaria de Cangas, el director del IES Rodeira, Noé Massó, explica que no se plantean reformar el calendario académico “hasta que la desarrolle el decreto, porque de lo contrario estaríamos perdiendo el tiempo”. Entiende que abrir la mano para facilitar que se promocione con asignaturas suspensas “nunca es algo adecuado” aunque reconoce que “todos conocemos a algún alumno que por un suspenso no pudo promocionar de curso y acabó abandonando los estudios”, de ahí que el nuevo peso que pasa a adquirir el claustro de profesores no le parece mal.

Desde el IES María Soliño, Aranzazu Vega entiende que el cambio es “en muchas cosas parecido a lo que teníamos hasta ahora, porque serán muy pocos casos en los que se ponga en duda que un alumno, con más de dos suspensos, deba promocionar de curso”. De todas formas sí que lamenta que tengan que rehacer “la planificación del año” a mitad de curso.

“Había alumnos que maduraban justo durante el verano para enfrentarse a las recuperaciones”

La idea de eliminar los exámenes de recuperación divide a los docentes de O Morrazo. Eso sí, todos ellos reconocen que hasta ahora, la experiencia con exámenes de septiembre, es muy dispar. “Había alumnos que en verano maduraban lo justo para darse cuenta que necesitaban esforzarse y aprovechaban las recuperaciones”, apuntan desde Rodeira. En As Barxas reconocen que “alguno se ponía las pilas, pero muchos se abandonaban en verano, sobre todo si tenían que recuperar muchas materias”. Desde el María Soliño, por su parte, reconocen que la convocatoria extraordinaria a finales de verano “no se aprovechaba demasiado” pero entienden los docentes que “todos tenemos que cambiar el chip con la supresión de las recuperaciones y apostar más por la evaluación continua”. Así se lo hicieron saber a las familias desde este instituto cangués. Lo que está claro es que la evaluación final fijada para el 6 de junio sufrirá modificaciones, “porque no podemos tener dos semanas a los alumnos sabiendo ya que no volverán a ser calificados”.

Compartir el artículo

stats