Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O ROMPEOLAS

Moaña, territorio en obras

Señal de obras al entrar en Moaña desde Marín por Cruz da Maceira. | G.M.P.

Desde el epicentro urbano hasta las parroquias más periféricas, casi no hay rincón de Moaña que no esté tomado por las obras. Con semejante actividad, no es de extrañar que el municipio reciba al viajero con una señal que le anuncia lo que va a encontrar a lo largo de su territorio, como se aprecia en esta fotografía tomada en Cruz da Maceira, justo en el límite con Marín.

El arte y sus múltiples interpretaciones

A ver, que no es lo mismo una pieza compuesta por una banana natural y un marco alrededor que se pone a la venta por miles de euros en una tienda de subastas que un tendal “al clareo” junto a la Capela do Hospital clamando por la igualdad y reclamando, gratis, atención para lograrla. El arte es de amplio espectro y temerario sentar cátedra con una definición que lo acote, pero tampoco hay que poner en el mismo saco el negocio puro y duro y la acción solidaria. A quien no le guste, que no mire, pero en este asunto es mejor dar que hablar que quedarse quieto.

Descifrando el laberinto hacia las velutinas

¡Menudo despliegue de flechas y marcas fosforito para señalizar un nido de velutina y garantizar que el hombre del rifle da con él! Me lo cuentan algunos vecinos sorprendidos por la logística, y también me dicen que, eso sí, el disparo fue certero y no queda rastro.

Paraíso de lunátic@s

Con el cielo despejado, no les habrá pasado desapercibido que estas noches ha lucido una espléndida luna llena. Incluso hay quien nota los efectos –y los afectos– sin mirar hacia arriba. Pueden no creer en lunátic@s, pero haberl@s hail@s.

Compartir el artículo

stats