Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recorrido histórico por los dominios del dios Berobreo

Teatro de Ningures recrea, con “O monte das aras”, momentos de un lugar mágico relatado por sus sucesivos moradores y visitantes

La representación de "O monte das aras" concluye en O Facho, con las islas Cíes en el horizonte G.M.P.

Gentes de esas tierras esperan a pie de monte a los visitantes, ayer una veintena que fue creciendo ladera arriba y cambiando de escenario acompañando a los actores y actrices. Juntos recorren “todo ese espacio dotado de singularidad histórica y paisajística” en un espectáculo dirigido a todos los públicos que tuvo que ser aplazado en la reciente Mostra de Teatro Cómico e Festivo de Cangas y que se estrenó en el mismo escenario hace justo un año, en plena pandemia y auspiciado por el entonces alcalde, Xosé Manuel Pazos.

Boda de dos lugareños de Donón y Vilanova bajo en "carballo dos namorados", frente a la cueva G.M.P.

Un naturalista explica algunas singularidades de la flora y fauna del entorno, de la necesidad de cuidarlo y vivirlo con el afecto de un pastor de cabras que esta “un poco tururú” y que se presenta en el horizonte preguntando por “Branca”, “Pinta” y “Corná” como telón de fondo para llamar la atención del público. “Aquí las piedras hablan, y la tierra, y el viento... Lo que hay es que saber escucharlos. Abrid bien los sentidos porque, aunque no lo creáis, este monte es mágico”, invita, ya bajo el carballo y la cueva de los enamorados donde flirtean y se casan una moza de Donón y un joven de Vilanova, que simbolizan también el acercamiento entre gentes de dos lugares de la parroquia de O Hío tradicionalmente enfrentados. Así se escenifica en la siguiente parada, la antigua aldea de Punxeiros, con el padre de la novia intentando moler a palos al pretendiente que se llevará a su hija y, con ella, el futuro de la aldea de Punxeiros, que sucumbe al avance de los tiempos y a la falta de agua para dárselo.

Recreación de una escena tradicional en la antigua aldea de Punxeiros. | // G.M.P.

El rifirrafe, que remite a tres siglos atrás, sirve de excusa para lanzar un mensaje en favor de la igualdad frente a la marginación que, aún hoy, sufren las mujeres, así como las personas que se ven obligadas a abandonar sus tierras para sobrevivir. “Este monte siempre fue lugar de encuentro y no de destrucción; seguramente tenemos mucho que aprender de él”, narra la protagonista. También para reflexionar sobre el abandono del rural y, con él, la pérdida de valores esenciales, como una vida en comunión con la naturaleza. “¿Hay algo mejor que esto?”, plantea e cabrero, que, camino arriba, repasa el papel de los primeros investigadores y arqueólogos del monte do Facho, como Enrique Massó o José Suárez.

Panorámica del Monte do Facho durante la representación de ayer por Teatro de Ningures G.M.P.

Ya cerca de la cumbre, el espectáculo repasa las costumbres de los lugareños y sus ofrendas al dios Berobreo, en forma de aras, la incomprensión y persecución de sus creencias por parte de los invasores del imperio romano o los sistemas de comunicación de la época, a través del fuego y el humo, los “fachos”, desde atalayas que permitían controlar toda la costa y seguir la ruta del sol desde su nacimiento hasta el ocaso. “¡Disfrutad de la belleza de este monte, que está vivo, y recordad que aún tiene mucho por descubrir!”, remata el narrador, entre largos aplausos del público.

Nuevas representaciones, hoy y el puente de Santos

La representación de “O monte das aras” se repite hoy a las 11 de la mañana y habrá otras dos sesiones en el puente de Santos: el próximo domingo, 31 de octubre, y el lunes 1 de noviembre, a la misma hora.

Compartir el artículo

stats