Entrevista | Jorge Cameselle Teijeiro Médico y pregonero

“El secreto de mi éxito es darme cuenta del poder que tienen las mujeres”

El doctor Jorge Cameselle, pregonero de las fiestas del Cristo, con una camiseta de ADICAM.   | // FDV

El doctor Jorge Cameselle, pregonero de las fiestas del Cristo, con una camiseta de ADICAM. | // FDV / CARMEN GARCÍA

En unas fiestas del Cristo atípicas, marcadas por la situación sanitaria, Cangas elige como pregonero a un médico, para rendir un homenaje a todos aquellos que estuvieron en primera línea contra el COVID. Jorge Cameselle, doctor del PAC de Cangas e investigador en Adicam, será el encargado de abrir las fiestas con la lectura del pregón este sábado a las 12.00 horas.

Asegura que se siente muy feliz y aprovechará la ocasión para devolver el agradecimiento a todos los cangueses que donaron medios de protección durante el inicio de la pandemia. Cameselle también destacará el poder de las mujeres, con el ejemplo de Adicam.

–¿Qué significa para usted ser pregonero en Cangas?

–Estoy muy feliz, ni me lo imaginaba. Llevo muchos años siendo médico en Cangas, no se me pasaba por la cabeza que me otorgaran este honor. A veces me hacen algún reconocimiento, pero esto va más allá. Al fin y al cabo, soy un simple médico en el PAC y disfruto mucho de mi trabajo. Me siento muy querido por la gente. Siempre he defendido la sanidad pública para que fuera de calidad y universal. Los médicos deberíamos dedicar un tiempo a la investigación, para mejorar la actividad asistencial.

–¿Cómo enfocará el pregón?

–Mi designación como pregonero tiene mucho que ver con un reconocimiento a todos los profesionales sanitarios durante la pandemia. Me encanta ser pregonero por tener la oportunidad de dar las gracias públicamente, en nombre de todos los sanitarios, al comportamiento ejemplar y solidario de la población de Cangas y de Moaña. Al principio, no teníamos equipos de protección. Los vecinos de la comarca se volcaron regalándonos pantallas, batas, mascarillas y hasta EPIS. Fuimos de los primeros centros de Galicia equipados gracias a la solidaridad de Cangas. Con el pregón quiero devolver simbólicamente el agradecimiento, nos hemos sentido protegidos no por la administración, sino por la población de la comarca.

–¿Cómo vivió como médico la pandemia?

–Lo más duro para mí era cuando había un fallecimiento, ya fuera por COVID o no, y les tenías que dar las recomendaciones de no darse abrazos y evitar las aglomeraciones familiares. También el miedo inicial, cuando nadie sabía el alcance de la pandemia, y la tristeza de saber que en algunas residencias no se dio la calidad asistencial que los pacientes merecían.

–¿Cuál es su relación con Adicam?

–El secreto de mi éxito es darme cuenta de que las mujeres tienen el poder. Se ve en Cangas, un pueblo con 26.000 habitantes y que cuenta con la mejor asociación de enfermos de España, Adicam. Nació de Fina Acuña, la María Soliño del siglo veinte. Adicam supo organizarse con mujeres ejemplares como la presidenta actual, las trabajadoras sociales, las psicólogas. Son todas mujeres. Yo aporto mi grano de arena dirigiendo el equipo de investigación. Hay otras asociaciones de enfermos en España con presupuestos mayores, pero ninguna está más cerca de las enfermas, ni tiene las actividades y el respaldo popular de Adicam.

–¿Cómo afectó la pandemia al cáncer?

–El COVID está sirviendo de excusa para tapar una situación caótica en la sanidad gallega. La Atención Primaria atravesó una línea roja, nunca hemos estado en tan malas condiciones en los últimos treinta años. En las consultas estamos viendo cánceres en estados avanzados que no teníamos que ver y demoras en pruebas diagnósticas así como seguimiento en pacientes oncológicos que son de juzgado. La pandemia también ha puesto de manifiesto la mala atención de los mayores en la residencias. Tenemos que dar un cambio en este mundo.

–Como investigador en Adicam, incluyó grandes aportaciones al cáncer.

–La última tesis que dirigí fue con la ginecóloga Vanesa Rodríguez para estudiar la herencia genética en el cáncer de mama, hecha desde Adicam. Es una de las mejores aportaciones en España en los últimos años sobre genética en el cáncer de mama. La otra fue un estudio del kalanchoe, que luego se tradujo en una tesis de Pascual García que avaló nuestra hipótesis. Se demostró que el kalanchoe tiene capacidad para ser usado como agente quimiopreventivo. Hemos identificado las moléculas que pueden ejercer ese papel y hemos abierto una vía, como todas las investigaciones va paso a paso.

–¿Qué mensaje lanza a los cangueses para disfrutar de las fiestas?

–Quiero transmitir un mensaje de prudencia, estamos a punto de vencer a la pandemia. Tenemos que disfrutar de las fiestas, pero mantener el sentido común, la mascarilla y evitar aglomeraciones en lugares cerrados. Entiendo que la juventud tiene una percepción de peligro diferente, pero les quiero decir que falta poco para vencer esto. Es necesario poder recuperar la normalidad no solo para la economía, sino también para la salud mental.

Suscríbete para seguir leyendo