Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniela, casi un mes sin su terapia

Los padres de esta niña canguesa, de 11 años, luchan para que vuelva a recibir las sesiones de rehabilitación de la hemiparesia que padece, con parálisis de un lado de su cuerpo

Raúl Novas con su hija Daniela.   | // FOTO CEDIDA

Raúl Novas con su hija Daniela. | // FOTO CEDIDA

Raúl Novas, que en la pandemia luchó con su mujer Alicia y a través del colectivo de familias con hijos con parálisis cerebral de O Morrazo, para que se recuperaran las terapias de rehabilitación para estos niños en la sanidad pública, ha visto como su hija Daniela, de 11 años, se ha quedado sin ellas y su lucha parece que no tiene fin. Cada día se encuentra con un escalón más difícil de superar, pero no está dispuesto a arrojar la toalla y llama a todas las puertas. Está lleno de hojas de reclamaciones y de respuestas incongruentes. En ninguna de las administraciones le saben dar una respuesta certera de por qué su hija se ha quedado sin las sesiones de rehabilitación que, como el asegura, “sin ellas retrocede en su salud”. Daniela no mueve la mano y padece una minusvalía del 65%.

Muchas veces, asegura que tiene que dejar su trabajo para poder acudir a una ventanilla en busca de respuestas. El problema comenzó en marzo cuando en el centro San Rafael, en donde su hija recibe las terapias sin interrupciones desde los 3 años, le comunicaron que en dos meses acaban, por lo que para darle continuidad, acudió el médico rehabilitador de la menor para que se lasvalidara. Asegura que el médico le puso que la terapia era urgente, pero su sorpresa fue cuando en el centro San Rafael le trasladaron que no podían cogerla porque en la Unidad de Conciertos del Sergas no se había validado su caso y que ellos solo podían coger a los niños de esa lista que les trasladaba la Unidad, por lo que debía esperar.

Daniela lleva tres semanas sin su terapia y sin que Raúl logre que su hija vuelva a estar en una lista para esta rehabilitación, que antes de la pandemia del COVID recibía de forma ininterrumpida, sin problemas. Asegura que estos niños no pueden esperar por otros para tener un hueco, ya que todos necesitan terapia. Añade que en Atención al paciente en el Meixueiro y en San Rafael le confirmaron que la Unidad de Conciertos es quien valida lo que el médico prescribe, y que en el caso de su hija era seguir con urgencia las terapias, peo no lo hacen al no haber hueco en el centro. Espera que la situación se aclare porque en San Rafael le dicen que si su hija no está validada por la Unidad nunca se creará un hueco para ella. Asegura que hay otros niños que sin estar en lista sí reciben su terapia, después de haber acabado el tratamiento como ella. Cree que se validan terapias de menos urgencia y reprocha el no poder tener acceso a esa lista.

Compartir el artículo

stats