Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta tendrá que convencer al PP de que se debe cerrar la estación de buses de Cangas

Parte trasera de la estación de autobuses de Cangas.   | // GONZALO NÚÑEZ

Parte trasera de la estación de autobuses de Cangas. | // GONZALO NÚÑEZ

El grupo municipal del PP mantiene su oposición a cerrar la estación de autobuses de Cangas, como ahora se contempla en el anteproyecto de reforma de este recinto consensuado entre la Consellería de Infraestructuras y gobierno local. La postura del PP es la misma que tenía en 2012 cuando la concesionaria de la terminal, la empresa Transportes La Unión, a la que pertenece Monbus, decidió, con el consentimiento de la Dirección Xeral de Transportes de la Xunta de Galicia, colocar barreras que impedían el acceso de vehículos a la estación de autobuses. La concesionaria había colocado las barreras sin ningún tipo de licencia municipal. El conflicto llegó a los tribunales de justicia, donde ganó el Concello de Cangas. Su estrategia de destacar que las barreras se colocaban en una zona calificada de ajardinada en las Normas Subsidiarias de Planeamiento bastó para ganar el contencioso que la concesionaria había interpuesto al Concello de Cangas por retirar las barreras. Hay que recordar que los tribunales dieron la razón al Concello de Cangas a pesar de que La Unión contaba para el cierre de la estación con los informes favorables también de la Dirección Xeral de Mobilidade y de Portos de Galicia.

El jefe de filas del PP de Cangas, José Enrique Sotelo, manifestaba ayer que su posición no ha cambiado respecto a la que mantuvo en el año 2012. Asegura que la isleta ajardinada sirvió como cambio de sentido y, es más, que se había concebido con tal propósito cuando se construyó la terminal. Asegura que otra cosa diferente es que se vigile el aparcamiento de vehículos en el interior de la estación de autobuses, donde están los hangares.

Lo sorprendente es que en 2012, todos los partidos políticos con representación municipal opinaban lo mismo, incluido Alternativa Canguesa de Esquerdas y PSOE, socios hoy en el gobierno de Cangas. En aquel momento, como hoy en día, desde la Xunta de Galicia y desde la concesionaria de la terminal de autobuses también se expuso el peligro que suponía que por su interior pasaran vehículos y se utilizara la isleta ajardinada como cambio de sentido.

No obstante, José Enrique Sotelo quiere conocer primer bien el proyecto cuando esté terminado, sobre todo en cuanto al traslado del carril bici, que pasa actualmente por detrás de la estación de autobuses, y se pretende que transcurra por la carretera, pero tiene claro que la terminal no se debe cerrar. En su momento, José Enrique Sotelo ya ganó el pulso a la empresa concesionaria a la administración autonómica, donde estaban sus compañeros del partido. Así que, desde la oposición, volvería a hacerlo. No se descarta que desde la Consellería de Infraestructuras se mantengan contactos con el ex alcalde de Cangas, José Enrique Sotelo.

El PSOE y el BNG, de momento, no se pronunciaron respecto a las posibilidades que se plantean desde Infraestructuras, con las que está de acuerdo la alcaldesa Victoria Portas, que pertenece a un partido que en 2012 dijo no a cerrar la estación de autobuses, con un Mariano Abalo que no le dolían prendas para apoyar en este conflicto al gobierno del PP de José Enrique Sotelo.

Los peligros de mantener la estación abierta permanecen nueve años después.

Compartir el artículo

stats