Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las polémicas señales que limitan el tráfico en Samertolaméu aparecen pintadas

La señal, ayer, con las indicaciones pintadas de negro.   | S.A.

La señal, ayer, con las indicaciones pintadas de negro. | S.A.

La oposición de parte de los vecinos de Meira a las señalas instaladas por el Concello para limitar el paso del tráfico rodado por la principal salida desde Samertolaméu hacia la carretera general (PO-551) –que en la práctica supone restringir el paso de coches los sábados, domingos y festivos en la llamada Estrada de Ribeira, paralela al arenal de O Arnado– sigue escribiendo capítulos. Ayer la señal amaneció con parte de su texto pintado de negro para que no se pudiese leer. En concreto, el autor o autores de la pintada borró la alusión a los sábados y los festivos, dejando solo visible la prohibición de los domingos.

Tras varias protestas de colectivos de la parroquia, encabezadas por la Asociación de Veciños Novameira y que incluyeron dos concentraciones en la zona el pasado fin de semana, todo apunta a que el asunto volverá a ser objeto del debate político a lo largo de los próximos días.

Y es que la concejala de Participación, Marta Freire, ha convocado ya a la asociación Novameira para una reunión con representantes de los grupos políticos, tal y como se pactó antes de a sesión plenaria del pasado jueves. Está pendiente todavía de conocerse la fecha de esta reunión y desde Novameira están consultando a los distintos colectivos de la parroquia que forman parte de su estructura para avisar de quién estará presente en la reunión.

La limitación de paso en la Estrada de Ribeira se remonta a la desescalada del confinamiento de 2020, cuando el Concello tomó la determinación de ganar para los viandantes esta zona asfaltada para facilitar la distancia social.

Los vecinos entienden que existe espacio suficiente para los peatones en las aceras de ambas márgenes. Desde el bipartito mantuvieron, la pasada semana, su intención de asentar esta medida aunque, como alternativa a medio plazo, el concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás, propone humanizar la calle con una plataforma única que permita el paso de coches aunque la prioridad siga siendo para peatones y ciclistas.

Compartir el artículo

stats