Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grupos políticos y colectivos de Meira se citarán para atajar la crisis por la restricción al tráfico

Acuerdan iniciar un diálogo tras las continuas protestas vecinales | El PP, molesto porque no se aceptase su moción sobre este conflicto, presentada ayer en el Rexistro

Movilizaciones, este fin de semana, contra la peatonalización de la salida de Samertolaméu. |   // S.A.

Movilizaciones, este fin de semana, contra la peatonalización de la salida de Samertolaméu. | // S.A.

El pleno de la corporación de Moaña celebrado ayer comenzó accidentado, pues por problemas técnicos no se pudo retransmitir online la sesión y se colgará en diferido. Los principales movimientos políticos se registraron antes de la sesión, cuando todos los grupos políticos acordaron citar a una reunión a los colectivos de la parroquia de Meira que se oponen a las nuevas limitaciones al tráfico establecidas en la Estrada de Ribeira, que pasa por ser la salida principal desde Samertolaméu hacia la carretera general (PO-551). Desde la desescalada del pasado verano, el paso con tráfico rodado está prohibido por este vial los sábados, domingos y festivos, decisión que puso en pie de guerra a los vecinos del entorno, que ya recurrieron a varias protestas en el mencionado vial, dos de ellas en el último fin de semana, exigiendo la retirada de las nuevas señales y la reapertura al tráfico todos los días, aludiendo a que existe espacio de acera suficiente.

Eso sí, el consenso no fue ni mucho menos total, pues no evitó el malestar del PP, que había presentado una moción al respecto, solicitando un comité entre todas las partes, pero no llegó a votarse la urgencia alegando la alcaldesa, Leticia Santos, que los grupos no recibieron la propuesta al haberse presentado en el Rexistro municipal a las 14.40 horas de ayer, cuando éste ya estaba cerrando.

El edil del PP que iba a defender la moción, Daniel González, lamentó que no se aceptase debatir su propuesta “pese a que aceptamos retirar una de las otras dos que ya teníamos presentadas para este pleno”. Tras la sesión consideró que las señales instaladas en Meira responden “a una manera casi dictatorial del gobierno local de imponer sus gustos y preferencias sin contar con todos”. Asegura que en el próximo pleno volverán a llevar esta asunto que entienden como “un ataque clarísimo contra la voluntad de la parroquia de Meira”.

Sí que hubo acuerdo de todas las partes en varios asuntos, como la moción presentada por XM para la creación de pistas polideportivas en terrenos de la Autoridad Portuaria de Vigo ubicados en la parroquia de Domaio.

En cuanto a la petición del PSOE para exigir a la Xunta la construcción de una senda peatonal y ciclable en la carretera general PO-313, logró el respaldo de BNG y de PP, pero no de XM que acusó al edil de Mobilidade, Rodrigo Currás, “de buscar una vez más una obra que no está consensuada con los vecinos directamente afectados”. Currás alegó que “pese a la oposición, mi área no pasará a la inacción”.

Finalmente, todos los grupos acordaron una declaración institucional exigiendo al Parlamento gallego y al Congreso que demanden la retirada del Reglamento de Control de Pesca aprobado por la cámara europea, al dañar directamente a la pesca artesanal por exigirle la adquisición de sistemas informáticos propios de los grandes buques. Se exige también una definición europea clara y real de la pesca artesanal y un trato diferenciado a este tipo de flota.

Aprobado el presupuesto tras rechazar las alegaciones

El pleno de ayer formalizó la aprobación definitiva de los presupuestos municipales de 2021, que ascienden a 11,5 millones. El bipartito votó a favor, el PP en contra y XM se abstuvo. El debate estuvo en la decisión del gobierno local de inadmitir o rechazar todas las alegaciones presentadas. Una de ellas partió de la Asociación de Veciños Novameira, que reclamaba más inversiones en la parroquia como un local social y ensanchar viales del rural. Su presidente, Pablo Piñeiro, tomó la palabra en la sesión para lamentar que el informe para inadmitir su alegación la tildase de buscar “oportunidad política”. Piñeiro dejó claro que en este colectivo vecinal “no hay integrantes de las listas de ningún partido ni con pasado en las mismas”. El PP criticó que no se admitiese una alegacíón “que no nos parece descabellada. Solo pedimos que en vez de aportar 1.000 euros a cada negocio de sectores afectados por las restricciones, se aporten 2.500 euros. ¿Si no hacemos este esfuerzo ahora, cuándo lo vamos a hacer?”, preguntó en la sesión el portavoz del PP, José Fervenza. El bipartito defendió unos presupuestos basados en la “transparencia, la participación y el carácter social”.

Compartir el artículo

stats