Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Meira se sublevan contra la zona peatonal

Concentración de los vecinos de Meira, ayer, en el Campeonato de Bateles, para protestar contra la peatonalización del vial. |   // SANTOS Á.

Concentración de los vecinos de Meira, ayer, en el Campeonato de Bateles, para protestar contra la peatonalización del vial. | // SANTOS Á.

Vecinos de Meira, agrupados en la asociación Novameira, ya llevan tiempo reclamando al concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás, la retirada de la señal que consolidó como peatonal los fines de semana y festivos tras la pandemia, el vial de salida desde Samertolaméu a la PO-551, paralelo a la playa y el paseo. Aseguran que esta situación les perjudica, que no hay vecinos paseando por el vial y que, sin embargo ellos, tienen que dar un rodeo con sus vehículos hasta la desembocadura del río, para poder incorporarse a la PO-551. Este malestar lo dejaron sentir ayer con una concentración, en la que participaron medio centenar de vecinos, aprovechando la celebración del Campeonato de España de Bateles, que reunió en Meira a 37 clubes y 78 barcos.

Los vecinos se sintieron de segunda cuando el Concello, para esta ocasión, sí permitió el paso de los vehículos con los remolques de bateles, mientras que a ellos el Concello no les hace caso a su petición de poder circular por el vial.

La concentración comenzó pasadas las 18:30 horas cuando ya empezaban a concluir las pruebas clasificatorias en el mar y los clubes empezaban la retirada. Ello provocó momentos de tensión y que hasta el lugar se personaran dos patrullas de la Policía Local y otra de la Guardia Civil, ya que la salida prevista de los vehículos era por donde a los vecinos se les impide la circulación rodada.

Otro momento de la protesta de los vecinos Santos Álvarez

Los agentes locales advirtieron a los manifestantes que debían despejar la zona para dejar salir a los vehículos y remolques, con la amenaza de posibles multas, según confirma el portavoz de Novameira, Pablo Piñeiro, que lideró una concentración en la que también participaron colectivos de la parroquia como las comisiones de fiestas de Samertolaméu y A Peregrina, Cofradía de Pescadores, y Club de Jubilados, sin participar el Club de remo de Samertolaméu, organizador del Campeonato de España. Pablo Piñeiro asegura que ellos no impidieron nada, que lo que hicieron fue pasear, por donde obliga la señal del Concello y que, por este motivo, los vehículos del campeonato de bateles tuvieron que incorporarse a la PO-551 por donde el Concello les obliga a los vecinos, en el cruce da Ponte, en la desembocadura del río.

La Policía Local se dirige a uno de los manifestantes. Santos Álvarez

En torno a las ocho de la tarde, los vecinos abandonaron la zona y anunciaron que hoy volverán a las 13:00 horas cuando concluyan las pruebas del Campeonato de Bateles y nuevamente los vehículos ponga rumbo de salida.

Retenciones de vehículos al salir del campeonato de España de bateles en Meira. Santos Álvarez

La Policía local de Moaña tuvo que regular ayer la salida de al menos unos 700 vehículos, entre estos un centenar de autobuses, remolques de embarcaciones y furgonetas, por el único vial posible, en el cruce da Ponte y mantener una patrulla de seguridad ciudadana en el vial peatonal para que ninguno de los vehículos de los clubes circularan por esta salida que les había indicado el Concello, para evitar altercados. La patrulla de Policía estuvo regulando la salida de toda la flota a la PO-551. Con anterioridad, advirtió a los concentrados que debían de contar con un permiso de la Subelegación del Gobierno, y que debían despejar el carril de circulación. Éstos les transmitieron que no tenían el permiso, pe que se iban a mantener allí mismo, por lo que fueron advertidos de que podrían ser denunciados a la Subdelegación, incluso por desobediencia.

La alcaldesa advierte de que no es el camino para negociar

La alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, asegura que la actuación de los vecinos “no es el camino para negociar con el Concello” y reprocha la actitud del portavoz de Novameira del que asegura que cuando se intenta negociar con él solo impone la retirada de la señal de peatonalización “con lo que no concordamos en el gobierno porque no creemos que tenga razón”. Insiste en que la peatonalización llegó con la pandemia por la necesidad de espacio para pasear y “vino para quedarse y guardar la distancia social”. Explica que en esta zona hay un estrechamiento de la zona del paseo que obliga a ampliar el espacio peatonal en el carril de circulación. Aclara que la peatonalización no impide el paso con vehículo a los vecinos que residen en la zona y que no está justificado el malestar por salir en el cruce da Ponte, ya que tanto da salir hacia un lado como hacia otro, incluso el cruce hacia la Porta do Sol está regulado por semáforo en la PO-551. Añade que esta disposición de tráfico se aplica desde el confinamiento sin problema y la asociación, después de un año, “instiga las protestas, que respetamos pero siempre que se respeten las formas, aunque se está utilizando como caballo de batalla contra el Concello, como las alegaciones a los presupuestos municipales”. Faro intentó ayer, sin éxito, ponerse en contacto con el concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás.

Compartir el artículo

stats