Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entre redes

La segunda oleada del desencuentro

Cangas no tiene remedio. Sus políticos están lejos de dar la talla y la renovación no llega y los que llegan están más pendientes de sus asambleas que de los vecinos del municipio. Y así es muy díficil todo. Que seguro que habrá Plan Concellos. Ya todo el mundo pataleó lo suficiente y mostró sus espolones. Así que ahora se espera que esta segunda oleada de encuentros y desencuentros sea más fructífera. El tirón de orejas que la hostelería y el comercio dieron a los políticos locales por no sacar adelante el Plan Concellos se toma como una afrenta más del gobierno local a la oposición. Es el chantaje del que tanto se hablaba . Ahora toca desandar, a unos y a otros, buscar la fórmula de no quedar retratados con los cambios.

Compartir el artículo

stats