Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas se queda sin los 782.000 euros del Plan Concellos al votar toda la oposición en contra

Victoria Portas presidiendo el pleno y los concejales de PP y Avante a la izquierda de la imagen. | // GONZALO NÚÑEZ

Mercedes Giráldez, portavoz del BNG que abandonó el pleno.

Cangas no tendrá Plan de Concellos este año, que de la línea 1 son 782.912 euros. Ni el gobierno local, ni la oposición ni tan siquiera la Diputación de Pontevedra están por la labor. El gobierno volvió a arriesgar a pretender ganar de penalti en el último minuto de la prórroga y perdió. La oposición municipal, la de izquierdas, se sacó complejos y votó ayer en contra de la propuesta diseñada por una parte del gobierno, la de ACE, a sus espaldas. La actual alcaldesa Victoria Portas y su grupo de confianza nunca pensaron en dejar participar al PP en este reparto del pastel más jugoso de un municipio, como es este famoso Plan Concello, que viene cargado de dinero para inversiones. Otra vez más las diputaciones como intermediarias de un dinero que debería llegar directamente a los Concellos. Y no se conforma solo con manejarlo, sino que pone plazos y,como en este caso, no concede prórrogas para presentarlo. Así que Cangas no tendrá Plan Concello, a menos que alguien decida hacer un milagro en Semana Santa. Así que la hostelería de Cangas se quedará si esa linea de ayuda de 150.000 euros que figuraba en la propuesta del bipartito. El BNG, de tan enfadado que estaba, se marchó del salón de sesiones para no votar.

Pero no fue la gran sorpresa de la sesión plenaria. Toda la oposición había adelantado que no estaba por la labor de salvar al gobierno de Victoria Portas (ACE) y que para nada se sentiría culpable. Además estamos en época en la que estos giros melodramáticos venden. Lo importante para la oposición no eran tanto las obras que se traía, sino las formas. La sorpresa fue la retirada del punto sexto del orden del día, el relacionado con la propuesta de la Alcaldía de modificación de las dedicaciones exclusivas, como consecuencia de la remodelación del gobierno y el nombramiento de nueva alcaldesa tras la muerte de Xosé Manuel Pazos. No hubo explicaciones para aquellos que las pidieron. Simplemente la alcaldesa dijo que se retiraba y punto. Después pudimos averiguar que la intención es llevar este asunto a pleno como dación de cuenta, nada más. Para que no de lugar a debate ni votación. Pero faltaba el informe del secretario, que está de vacaciones.

El enojo de Avante! y del BNG era grande. Consideraban que se les había tomado el pelo, que en diciembre había una lista abierta de obras para consensuar y ahora aparece una cerrada, sin darles oportunidad de llegar a un consenso y, a mayores, aseguran que no existe un reparto equitativo en las parroquias. Aldán aparece con cero euros. Avante! y BNG se sintieron traicionados, consideraron que el gobierno pretendía reirse a su costa, pero tenían claro que ni los chantajes que llegaron por la boca de algunos colectivos afectados les iba a hacer temblar el pulso en su decisión. Así que valió más el orgullo partidario que el resto. Victoria Portas mantuvo en el pleno una actitud de Viernes Santo, de madre doliente ante lo que va a suceder. Se echó la culpa. Dijo que llevaba solo 30 días en el cargo y que, a lo mejor, no había sabido consensuar este asunto. Pero ella creía que respecto a la primera lista solo habían variado dos obras: la del Barrio de Nazaret y el dinero de los muros para el vial de O Viso. Nada más. Incluso se mostró dispuesta a retirar ese montante. No obstante, muy despacio y en tono bajo, dejó claro que con este rechazo no se castiga al gobierno local, sino a los cangueses. Dijo que las ayudas a la hostelería obligaba a dejar obras y que se tuvieron en cuenta las más urgentes.

La oposición habla de chantaje del gobierno

Avante! y BNG estaban enfados por el chantaje al que consideran fueron sometidos en las últimas 24 horas echándole a los colectivos de la hostelería encima. Que seguro que hoy hablarán, porque también ellos dijeron que lo harían. Y buscarán culpables, que los habrá por todas partes. Lo que no puede ser es que al sector le toque vivir además de los efectos de la pandemia sanitaria los de la pandemia de los egos y las frutraciones. Van a perder 150.000 euros si Carmela Silva no lo remedia en un movimiento final. Pero la Diputación de Pontevedra está también en el punto de mira por la obra de O Viso. No solo porque el Concello tenga que pagar los dichosos muros, sino porque tienen que en el convenio se mantiene esa cláusula de la transferencia del vial, que el alcalde Xosé Manuel Pazos aseguró que se tratataba de un error y que se iba a modificar. Pues sigue en el convenio, como bien advirtió la concejala y portavoz de Avante!, Ánxela Vizoso. Quien no habló del Plan de Concellos fue el PSOE.

Compartir el artículo

stats