Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última parada de José Cerqueiro Pousada

José Cerqueiro Pousada junto a un autobús de la empresa en la sede Castiñeiras, a donde se trasladó en el año 2000. | //ARCH.FAMILIAR

José Cerqueiro Pousada junto a un autobús de la empresa en la sede Castiñeiras, a donde se trasladó en el año 2000. | //ARCH.FAMILIAR

La casi centenaria empresa Autobuses Cerqueiro perdió ayer a uno de sus patrones y conductores más reconocidos: José Cerqueiro Pousada, conocido como Pepe Cerqueiro, de 91 años de edad. Fue uno de los representantes de la segunda generación de la compañía, que fundó su padre en el año 1926, y a la que dedicó prácticamente toda su vida. Con evidente buen humor decía a veces que las únicas vacaciones de las que disfrutó fueron los dos años del servicio militar obligatorio, tal como recuerdan los que le conocieron. Hasta meses antes del inicio de la pandemia era habitual verle por las instalaciones de la compañía en el polígono industrial de Castiñeiras. El funeral será esta tarde a las 17.00 horas en el tanatorio de Bueu y el entierro será en el cementerio municipal bueués a las 17.30 horas.

El fundador de la empresa, José Cerqueiro Freire, en la parte superior del autobús y de pie. Abajo, su hijo José Cerqueiro Pousada. Imagen en la antigua Fábrca de Luces de Cangas. Archivo familiar

Su padre fundó la Empresa Cerqueiro para cubrir la ruta de la costa entre Bueu y Cangas, que discurre por Beluso y Aldán. Tanto Pepe como su hermano mayor, Aurelio, entran en la plantilla en cuanto tienen edad para trabajar, en plena posguerra, en 1941 y 1946 respectivamente. Empiezan como cobradores y en cuanto alcanzan la edad para conducir se ponen al volante. Durante esa época la principal fuente de ingresos era la línea regular entre Bueu y Cangas, que desde la década de 1960 se amplía con las derivaciones hacia las aldeas de Vilanova y Donón, en O Hío. Una petición del entonces párroco, tal como contó alguna vez el propio Pepe Cerqueiro.

Anuncio en FARO DE VIGO, en 1926, con la mejora de la Empresa Cerqueiro.

Cuando fallece José Cerqueiro Freire sus hijos asumen la dirección de una empresa que pasa a llamarse Herederos de José Cerqueiro Freire. No obstante, a los pocos años Pepe se queda solo al frente puesto que una enfermedad impide a su hermano continuar trabajando.

La sede estaba en la calle Pazos Fontenla, en el bajo donde hoy está el supermercado Eroski. Pepe Cerqueiro vivió una época del transporte por carretera en la que había momentos en los que a un autobús se subían hasta 90 personas y los viajeros no admitían quedarse en tierra mientras quedase un sitio libre. A veces era la propia empresa la que arreglaba desperfectos en los viales porque eso garantizaba una mejor conservación de los autocares. Contaba que una vez habían reparado un bache importante en Beluso y que el agradecimiento llegó en forma de multa por verter piedras en la carretera.

Imagen en la parada de la vieja Fábrica de las Luces de Cangas, con Aurelio Cerqueiro, segundo por la derecha.

Imagen en la parada de la vieja Fábrica de las Luces de Cangas, con Aurelio Cerqueiro, segundo por la derecha. Archivo familiar

A partir de la década de 1970 Cerqueiro comienza una nueva etapa de crecimiento al comprar otra empresa local de transportes –la de Manuel García Castro, “O Saltón”– con lo que amplía sus rutas a lugares como Cela, Ermelo o Bon de Arriba.

La década de 1980 supone un nuevo punto de inflexión. En 1981 fallece su hermano Aurelio y la compañía pasa a ser titularidad de José Cerqueiro y de su esposa, Isabel Díaz. Son los años en los que el automóvil se convierte en un bien de consumo, con lo que el transporte en autocar empieza a decaer. Sin embargo, es también la época en la que se consolida el modelo de educación pública, lo que abre un nuevo frente de trabajo para empresas como Cerqueiro, que asumen las rutas escolares de su ámbito de competencia.

Otro de los nuevos mercados que empieza a abrirse camino es el de los viajes en grupo y desde Cerqueiro comienzan a comprar nuevos modelos de autobuses, más modernos y mejor adaptados para viajes de media y larga distancia. En 1992, el año de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de la Expo de Sevilla, la compañía adopta su actual nombre, Autobuses Cerqueiro S.L. Es un momento de esplendor dentro de los viajes discrecionales y a la empresa se incorpora la tercera generación, con la llegada del hijo de José Cerqueiro, que comparte nombre con su padre y abuelo. El tercer José Cerqueiro a los mandos, lo que sirve para mantener el carácter marcadamente familiar de la empresa.

Autobuses modernos de Cerqueiro, con el logotipo del 90 aniversario Archivo

La década de 1990 y los años 2000 constituyen uno de los momentos más dinámicos y de modernización de Autobuses Cerqueiro, con una flota que llega a los 30 vehículos y que deja su ubicación en pleno centro de Bueu para instalarse en una superficie de unos 15.000 metros cuadrados en el polígono de Castiñeiras.

Compartir el artículo

stats