Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu prevé aprobar antes del verano una ordenanza de terrazas para sustituir la de 2012

El texto vigente es el primero que se aprobó y cuenta con lagunas - Habrá diferencias en función del espacio en el que se ubiquen

Terrazas en el entorno de la céntrica Praza Massó, en Bueu. // Gonzalo Núñez

Terrazas en el entorno de la céntrica Praza Massó, en Bueu. // Gonzalo Núñez

La actual ordenanza de terrazas del Concello de Bueu se aprobó en 2012, pero en muy poco tiempo se quedó obsoleta debido a la rigidez de algunos de sus artículos, a los cambios en el espacio público y a un carácter en ocasiones demasiado genérico. Desde hace tiempo la modificación o renovación del texto forma parte de la agenda municipal, pero debido al volumen de asuntos que debe atender la Secretaría municipal ha quedado postergado. La intención de la Alcaldía es dictar esta semana una providencia para retomar el expediente e intentar que la nueva normativa esté aprobada de cara al verano.

El nuevo texto debe atender a varios frentes, como horarios de actividad y ruidos, pero también a situaciones que inicialmente no estaban previstas. El mejor ejemplo es el de espacios como la Praza Massó, un ámbito público en el que también hay zonas de titularidad privada, como es el caso de los soportales. El responsable de Urbanismo, Martín Villanueva, explica que la ordenanza aprobada en 2012 cubrió un importante vacío porque en aquel momento no existía en Bueu ninguna regulación concreta sobre esta actividad, pero reconoce que enseguida se vio superada. "Fue un reglamento de acuerdo a la realidad de aquel momento, en el que las terrazas no tenían la presencia e implementación actual", argumenta.

El texto de la nueva ordenanza establecerá diferencias en función de las características del espacio en el que se pretenda instalar la terraza. "No es lo mismo una calle peatonal que otra con una acera de un ancho determinado o una plaza o unos soportales", avanza Villanueva.

El borrador en el que se trabaja será más restrictivo en algunos artículos para intentar compatibilizar la actividad hostelera, el uso peatonal de los espacios y el descanso vecinal. No obstante, en otros aspectos se pretende que sea más ágil y menos estricta, sobre todo a la hora de tramitar las solicitudes y licencias por parte de los hosteleros. La actual marca unos plazos excesivamente rígidos, que no siempre se ajustan a las circunstancias de un sector con constantes cambios y muy marcado por la meteorología. "Vamos a intentar perfeccionar el nuevo texto con la experiencia de estos años, intentando preservar el espacio público y la imagen que deben dar", sentencia el concejal de Urbanismo.

Compartir el artículo

stats