Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bateeiros separan el mejillón para la exportación mientras se recrudece la toxina

Agrupan en sacos los bivalvos de gran tamaño para evitar desprendimientos, pues la venta a Italia no empezará hasta finales de septiembre -Solo dos polígonos abiertos frente a Moaña

Dos pescadores observan el trabajo en las bateas para agrupar en sacos el mejillón grande. // G. Núñez

Dos pescadores observan el trabajo en las bateas para agrupar en sacos el mejillón grande. // G. Núñez

El sector mejillonero con su base en los puertos de Moaña y Domaio se prepara ya para el inicio de la gran campaña de exportación de producto hacia el sur de Italia. Sin embargo este año el comienzo de estas ventas al extranjero se puede retrasar hasta la segunda quincena de septiembre. Pues advierten que los productores italianos todavía no han consumido todo su producto, "ata que non rematen o seu non comezan a mercarnos a nós", indican bateeiros moañeses.

Sin embargo, la cría empieza a hacer su aparición en las cuerdas, lo que desprende producto con el tamaño idóneo para su exportación. Por lo tanto, esta misma semana varios bateeiros explicaron que empezaron a retirar el mejillón listo para su venta y agruparlo ya en sacos que se cuelgan de las propias bateas, ante el riesgo de perder producto antes de que comiencen las descargas más fuertes.

Aunque la salida de grandes camiones de los muelles aún debe esperar unas semanas, la actividad es alta estos días en A Mosqueira, por ejemplo, con la descarga de producto tanto para conserveras como para la venta en los mercados locales.

Sin embargo, más allá del riesgo de desprendimiento del producto, que se está solventando con el trabajo diario de meter los bivalvos en sacos, los mejilloneros de Moaña están pendientes de la evolución de la toxina. Y es que este mismo miércoles se cerró el polígono Cangas C, ubicado frente al casco urbano moañés. Se suma al cierre, dos días antes, del Cangas H, uno de los polígonos situados frente a Liméns. Los otros dos de Liméns permanecen cerrados por toxina desde el pasado 12 de agosto. Si los análisis de los biólogos del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar) siguen detectando una evolución de la toxina hacia el interior de la ría, esto pondría en serio peligro el arranque de la temporada de exportación de producto. De momento, antes de entrar en la Ensenada de San Simón, solo se puede extraer y vender el producto de dos polígonos de bateas: Los Cangas D y Cangas E.

Aldán y Bueu

Esta situación de parálisis de la actividad en materia de ventas es la que están viviendo los bateeiros de las rías de Aldán y de Pontevedra con su base en Bueu. Los dos sectores de Aldán están cerrados desde el pasado 6 de agosto, aunque fueron muestreados ayer mismo por la mañana por parte de los biólogos.

Los mejilloneros de Moaña sí que podrían tener buenas noticias la próxima semana, si se consuma la ansiada adjudicación del nuevo abrigo para la dársena de A Mosqueira, lo que permitirá ganar en amarres a corto plazo y construir un segundo pantalán flotante interior con capacidad para 15 balandros.

Ayer la Conselleira do Mar, Rosa Quintana, aseguró en Cangas que la contratación de estas obras es cuestión de días. El plazo de ejecución de las mismas, de seis meses, hace muy difícil que el abrigo entre en servicio de cara a este próximo invierno.

Compartir el artículo

stats