Bombardeos sobre Palestina

Cisjordania sufre los ataques aéreos de Israel y Gaza recibe ayuda humanitaria

La población del campo de refugiados de Yenín ha amanecido compungida después de que el Ejército israelí lanzara un ataque aéreo contra una mezquita de madrugada

Un familiar reacciona junto al cuerpo de Adnan Bani Odeh, un palestino que murió en un enfrentamiento con tropas israelíes, antes de su funeral cerca de Tubas, en la Cisjordania ocupada por Israel.

Un familiar reacciona junto al cuerpo de Adnan Bani Odeh, un palestino que murió en un enfrentamiento con tropas israelíes, antes de su funeral cerca de Tubas, en la Cisjordania ocupada por Israel. / Reuters

Andrea López-Tomàs

La guerra de Israel avanza y se extiende a nuevos frentes. La Franja de Gaza sigue castigada bajo bombardeos constantes. En las últimas 24 horas, las bombas se han intensificado matando a al menos una cincuentena de personas durante la noche. Las cifras de fallecidos ya superan los 4.651 gazatís enmedio de la catástrofe humanitaria provocada, a su vez, por el bloqueo total del enclave. Esta mañana han podido entrar 17 nuevos camiones de ayuda humanitaria después de que el paso fronterizo de Rafá, entre Egipto y la Franja, abriera por segundo día consecutivo. En la Cisjordania ocupada, la población del campo de refugiados de Yenín ha amanecido compungida después de que el Ejército israelí lanzara un ataque aéreo contra una mezquita de madrugada. Dos personas han muerto a causa de un tipo de lanzamiento que no se ha experimentado en los territorios palestinos ocupados desde la segunda intifada. 

Desde el pasado 7 de octubre, al menos 90 palestinos han sido asesinados en la Cisjordania ocupada por el Ejército israelí o los colonos radicales. Este bombardeo sobre Yenín pretendía neutralizar la resistencia armada palestina que sigue al alza en los territorios ocupados. Según el Ejército israelí, el ataque a la mezquita Al Ansar ha matado a varios miembros de Hamás y la Yihad Islámica que presuntamente habían estado utilizando el edificio como centro de mando y que planeaban un ataque en el interior de Israel. Las voces que llegan desde el campo de refugiados de Yenín lo hacen de forma interrumpida. "La atmósfera aquí está cerca de una situación de guerra", informa Mustafa Sheta, director del Teatro de la Libertad y habitante del campo, a EL PERIÓDICO, del grupo Prensa Ibérica. También, durante la noche, los soldados israelís han continuado con su campaña de arrestos masiva en todos los territorios.

"Siguiente fase"

Mientras, en Gaza, los bombardeos se han intensificado “en preparación para la siguiente fase de la guerra”, según ha anunciado el contralmirante Daniel Hagari, portavoz del Ejército israelí. Este ha insistido a los residentes de la Franja a que abandonen sus hogares para ir hacia el sur. Este sábado, el paso fronterizo de Rafá entre el enclave y Egipto se abrió temporalmente para dejar entrar 20 camiones con ayuda humanitaria, que resultan insuficientes para los miles de heridos, unos 13.500, y enfermos. En los camiones que han entrado en la Franja, se han vuelto a incluir suministros médicos, pero no hay ni comida ni el tan necesario combustible.

La agencia de las Naciones Unidas dedicada a los refugiados palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés) ha advertido que se quedará sin combustible en las próximas 72 horas. “Sin combustible, no habrá agua, ni hospitales ni panaderías que funcionen; sin combustible, la ayuda no llegará a muchos civiles que la necesitan desesperadamente; sin combustible, no habrá asistencia humanitaria", ha afirmado el comisionado general, Philippe Lazzarini, cuya organización es el mayor actor humanitario de Gaza.

En la frontera norte con el Líbano, 14 ciudades israelís más han sido evacuadas ante la escalada de violencia con la milicia libanesa Hizbulá y grupos palestinos atacando desde el país de los cedros. “Estamos tratando de debilitar al enemigo israelí y hacerles saber que estamos listos”, ha dicho el líder adjunto del partido político chiita, Sheikh Naim Qassem. También ha repetido que Hizbulá promete que Israel pagará un alto precio cada vez que inicie una ofensiva terrestre en la Franja de Gaza y ha dicho que su grupo ya está “en el corazón de la batalla”. Israel ha atacado con drones en el sur del Líbano, mientras Hizbulá dispara cohetes y misiles hacia “el enemigo sionista”. Han anunciado la muerte de seis combatientes, la cifra diaria más alta desde que comenzó la violencia hace dos semanas.