01 de julio de 2008
01.07.2008

La Torre Eiffel iluminada inaugura la presidencia francesa de la UE

01.07.2008 | 11:36
El ministro de Relaciones Exteriores francés, Bernard Kouchner (i), su homólogo de Eslovenia, Dimitrij Rupel (c), y el alcalde de París, Bertrand Delanoe (d), pulsan el botón para inaugurar la luz azul que vistió la Torre Eiffel hoy, 30 de junio de 2008, en París (Francia), con los colores y símbolos de la bandera europea para marcar el comienzo mañana de la presidencia semestral francesa de la Unión Europea (UE). Francia tomará las riendas de la Unión Europea el primero de julio de 2008, con el presidente Nicolás Sarkozy anhelando darle un impulso a sus ambiciosos proyectos a pesar de la negativa de Irlanda a la reforma del acuerdo del bloque.

La Torre Eiffel se vistió hoy con los colores y símbolos de la bandera europea para marcar el comienzo mañana de la presidencia semestral francesa de la Unión Europea (UE), en una de las muchas manifestaciones previstas para los próximos meses.

En una ceremonia ante una Torre Eiffel iluminada de azul, el ministro de Exteriores esloveno, Dimitrij Rupel, su colega francés, Bernard Kouchner, y el alcalde de París, Bertrand Delanöe, pulsaron el botón que encendió las doce estrellas amarillas que forman una gigantesca bandera europea entre el primer y el segundo piso del monumento más emblemático de París.

Rupel había entregado poco antes el testigo de la presidencia rotatoria de la UE a Kouchner, quien pronunció un breve discurso en el que afirmó que "la aventura europea continúa".

Desde hace tres semanas, una quincena de alpinistas, escenógrafos e iluminadores se turnaron cada noche para fijar los 300 proyectores y las estrellas de 5,20 metros de envergadura cada una a una altura de entre 57 y 100 metros, que permanecerán durante los meses de julio y agosto.

Las estrellas son capaces de resistir ráfagas de viento de hasta 170 km por hora.

Sin embargo, pese al cambio de aspecto, se mantendrá la tradición iniciada en 2003 de encender cada hora por las noches y hasta primeras horas de la madrugada las 20.000 bombillas centelleantes que dan un aire particularmente festivo a la torre de 324 metros de altura.

La Torre Eiffel, que se inauguró en 1889, es uno de los monumentos más visitados del mundo, con casi 7 millones de personas cada año, el 85% extranjeros.

No es la primera vez que se viste de colores. Para citar sólo las ocasiones más recientes, en 2004 se tiñó de rojo durante una semana para celebrar el Año de China, y en 2006 de verde por la Copa del Mundo de Rugby, uno de los deportes más apreciados en Francia.

El próximo 22 de julio también se abrirá al público a los pies de la Torre Eiffel, en el Campo de Marte, un inmenso mapa de Europa, que estará iluminado de noche y sobre el que los paseantes podrán visualizar los 27 Estados miembros.

Entre otros actos que marcarán la Presidencia francesa está el izado mañana de las 27 banderas de los países miembros ante el edificio de la Asamblea Nacional francesa, y la visita que hará el presidente Nicolas Sarkozy al Arco de Triunfo, donde reavivará ante una bandera de la UE la llama al soldado desconocido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook