Extripulantes darán testimonio en Madrid sobre las condiciones a bordo del "Pitanxo"

La declaración como imputados de dos directores de la armadora, pendiente de fecha

El informe definitivo de la CIAIM, incorporadas ya las periciales, apunta al próximo mes

Costado de estribor del “Villa de Pitanxo”.

Costado de estribor del “Villa de Pitanxo”. / Cedida

Lara Graña

Lara Graña

La instrucción que investiga el naufragio del Villa de Pitanxo prosigue en la Audiencia Nacional en espera de recibir lo que, a juicio de fuentes jurídicas, será un “punto de inflexión” en el procedimiento. Se refieren al informe definitivo de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim), en el los técnicos apuntarán no solo cuál fue el motivo por el que el buque de Pesquerías Nores Marín se hundió en aguas de Terranova, sino que también incluirán un capítulo de “recomendaciones” para evitar otra tragedia de estas características.

Y contará con la intepretación técnica de dos periciales de máximo nivel: la de las grabaciones del pecio, realizadas gracias a un robot submarino tripulado a distancia (ROV o remoted operated vehicle) y los test de simulación ejecutados en la piscina de pruebas del Cehipar (Centro de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo). Mientras no se dispone de ese estudio –previsiblemente se aportará el próximo mes–, el Alto Tribunal continúa con la práctica de diligencias, tanto a instancias de la empresa armadora como de la representación legal de las familias de las víctimas.

Así se está recreando lo que le pasó al Villa de Pitanxo: el canal hidrodinámico de El Pardo

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor

Suscríbete

¿Ya eres premium? Inicia tu sesión aquí

Antonio Martínez/ Adriano Morán

Hay dos cuestiones en agenda pendientes de fecha. En primera instancia, la comparecencia en calidad de investigados (imputados) del director general de Nores y el responsable de Flota, José Antonio Nores Rodríguez y José Antonio Nores Ortega, respectivamente. La empresa ya tiene esta condición desde que el magistrado Ismael Moreno se hizo cargo de la instrucción; al patrón del pesquero y uno de los tres únicos supervivientes, Juan Enrique Padín, se le imputan 21 homicidios por imprudencia grave, contra los derechos de los trabajadores, falsedad documental y encubrimiento.

El veterano capitán –cumplió 55 años el pasado verano– fue un tripulante destacado para la compañía de Marín durante muchos años, no solo a los mandos del Pitanxo. La buena sintonía entre ambas partes ha sido total; tras el naufragio, Padín llegó a acudir al muelle de Frigalsa para recibir quiñón del pesquero Villa Nores, en el que no había trabajado esa marea.

La extensa vinculación del patrón cangués con Nores y las acusaciones que pesan sobre la armadora han motivado a una parte de la defensa, de hecho, a solicitar la declaración como testigos de extripulantes del Villa de Pitanxo. La Audiencia Nacional ha atendido esta petición, que también está pendiente de fecha. Las condiciones de trabajo o la gestión de las maniobras de largada y virada de aparejos por parte de Padín serán cuestiones sobre la que podrán arrojar luz estos otrora marineros del buque.

Por parte de Pesquerías Nores, de acuerdo a las mismas fuentes, declararán como testigos marineros portugueses que participaron en los trabajos de búsqueda de posibles supervivientes el mismo día 15 de febrero de 2012. Según ha defendido la compañía, estos tripulantes avistaron más marineros con los trajes térmicos o de supervivencia. El informe preliminar de la Ciaim ha determinado que solo el propio Padín y su sobrino lo llevaban puesto cuando fueron rescatados por el Playa Menduiña Dos.

El pecio del "Villa de Pitanxo", en unas imágenes entregadas a la Audiencia Nacional.

El pecio del "Villa de Pitanxo", en unas imágenes entregadas a la Audiencia Nacional. / CEDIDA

El tercer superviviente, Samuel Koufie, se mantuvo erguido en la balsa durante horas, vestido de faena, para no mojarse el pecho y no morir, como los demás, de hipotermia. Se recuperaron nueve cadáveres, y los cuerpos de otros 12 hombres nunca fueron devueltos por el mar.

Extripulantes de esta armadora, además, han apuntado que se guardaban trajes térmicos en un pañol bajo llave y no en los camarotes, que no se realizaban los preceptivos simulacros antes de cada marea o que las condiciones de salubridad de las estancias de descanso de los marineros eran pésimas. La defensa de Pesquerías Nores ha rechazado de plano todas estas aseveraciones.

Claves

  • Testificales

    Está pendiente de fecha la declaración en calidad de testigos de extripulantes del Villa de Pitanxo. La armadora llevará al Alto Tribunal a marineros portugueses que han asegurado haber visto más trajes térmicos en el mar tras el naufragio.

  • Informe de la Ciaim

    Será determinante para el procedimiento, habida cuenta que el propio juez requirió bajar al pecio. Fuentes jurídicas confían en que se divulgará antes de final de año.