Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pitanxo salió a la mar sin guardar la cuarentena y tras un positivo por COVID

Evacuó a un tripulante en Marín un día antes de partir, desde Vigo, a NAFO

Trabajos de descarga del "Villa de Pitanxo" FdV

El Villa de Pitanxo era un barco adscrito a la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), pero su puerto base era el de Marín. Como su armadora, Grupo Nores. De allí salió el 25 de enero, con dirección a un frigorífico de Teis, donde fue sometido a trabajos de reparación. Había desembarcado a un tripulante después de que hubiese dado positivo por COVID-19, como figura en la documentación recabada por las familias, en base a los mensajes de los marineros, y certificada ante notario.

Ya en Vigo, todos los embarcados se sometieron a un test de antígenos. Dieron negativo. Pero, “sin guardar las 72 horas de cuarentena”, como certifican las mismas fuentes, puso proa a zona de pesca: el caladero de NAFO. “Ya dio un positivo”, escribió desde alta mar uno de los tripulantes, como pudo comprobar FARO. No tardó en corregirse a sí mismo: “Hay otro”. Dos contagiados de coronavirus. Era 30 de enero. Dos días después afloraron otros cuatro.

Según la versión del capitán, Juan Padín, en ese momento fue cuando se puso en contacto con Centro Radio Médico de Madrid, ubicado en los servicios centrales del Instituto Social de la Marina (ISM). “Se puede comprobar. Les dije que a las dos primeras personas pude aislarlas, pero que al salir cuatro más… Es un barco, no puedo hacer más. Me dijeron que procediese, que todos juntos, que habrá gente que se va a contagiar y gente que no”.

Las familias no han recibido todavía un informe que aclare si, en efecto, desde este servicio del ISM, atendido por profesionales médicos, se emplazó a Padín a seguir la ruta y empezar a faenar. De acuerdo a lo expuesto por marineros a sus familiares desde el Pitanxo, aunque los positivos por COVID habían sido aislados en un pañol, primero, y un camarote, después, la tripulación compartía comedor y baños.

En las indicaciones del propio Ministerio de Pesca acerca de cómo actuar en caso de positivos a bordo, difundida en marzo de 2020, establece que el “Centro Radio Médico será el encargado de dictaminar si urge una evacuación y el seguimiento del caso”. De los nueve cadáveres recuperados, siete tenían una carga viral de coronavirus COVID-19 “muy alta”, como constataron en el hospital Health Sciences Centre de Canadá. Cuando fueron repatriados los cuerpos, familiares no pudieron ver a sus seres queridos por este motivo.

“Seguí las instrucciones que me dieron en el Centro Radio Médico: no hay síntomas, están asintomáticos y estáis todos vacunados, así que vida normal. Fue lo que hicimos”, zanjó Padín, en la entrevista concedida a este periódico en exclusiva.

Compartir el artículo

stats