Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marineros, ciudadanos de tercera

En primer plano, Fernando González Cedida / FDV

Dos meses ha tardado en aparecer la oscuridad. Ha vuelto igual que cuando era niño, en el momento de irme a la cama, cuando todo debería ser paz. Los pensamientos se atropellan unos con otros y no los puedo frenar. Frío, calor, piernas inquietas... Ansiedad. No hay preguntas, rencor o malos pensamientos. Tan solo noto tu falta, los momentos que no podrán darse, discusiones sobre temas irrelevantes, anécdotas del día a día, una buena comida a la mesa... Dos meses han hecho falta para empezar a darme cuenta que mi padre no volverá. Permanecerá en ese lugar que los dos amamos, el mar. Dos meses que podrían haber sido dos años.

Kevin, el hijo de Fernando González (izda.), abraza a otro de los familiares de los marineros desaparecidos. GUSTAVO SANTOS

El 15 de febrero de 2022 pasará a la historia como aquel fatídico día donde 21 marineros fallecieron en el mar desarrollando su trabajo en el 'Villa de Pitanxo'. Ese día pulsaron el botón que provocaba que 21 familias tuviesen que armarse de valor, tragarse su dolor y dejar de pensar en todo lo demás. Nos tocó empezar una batalla con muchos oponentes que ojalá a nadie le toque vivir.

Una batalla contra una versión. Versión que desde el principio, los grandes expertos en la materia, marineros, patrones, jefes de máquinas... tacharon de sospechosa, y parece que las pruebas así lo van confirmando.

Fernando González.

Fernando González. Cedida

Por otro lado, la empresa para la cual trabajaban estos hombres, miente, da la espalda e incluso dificulta que esas madres con hijos a su cargo puedan acceder al sustento para poder traer pan a casa.

Por si no fuera poco, los responsables de velar por los ciudadanos de este país, los encargados de que todo funcione y de resolver los problemas de la gente, se hartan a prometer para luego dar carpetazo con mil excusas.

¿Qué intereses tienen ellos en que la verdad no salga a la luz? ¿Cuáles son los motivos: económicos, cuotas de pesca, irregularidades, amiguismos?

Además, y siempre presuntamente, altos dirigentes tratan de manipular, callar o censurar a multitud de periodistas, los de verdad, los que se levantan muy temprano para dar voz y que a todo el mundo le llegue. Jamás podremos agradecerles todo lo que llevan hecho. GRACIAS.

Estos dirigentes, altos cargos, jefes... Debieron pensar que éramos unos pobres incautos, que lo somos, pero la búsqueda de la verdad alimenta nuestro ingenio y consigue pruebas, métodos y relatos para nuestro único fin: LA JUSTICIA.

Fernando González Martínez, engrasador, hijo, padre, abuelo... falleció aquel fatídico día en aguas del Atlántico norte, como muchos otros marineros. Pero en cualquier accidente con un sinfín de intereses podríamos estar nosotros y nadie velaría por nosotros. Artículos de prensa, manifestaciones, peticiones formales, la revolución si hace falta. Nosotros no nos vamos a detener, ¿y tú?

*Hijo de Fernando González, fallecido en el 'Villa de Pitanxo'

Compartir el artículo

stats