Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El palangre extiende su proyecto de mejora de pesquerías al Índico y Pacífico

Mercedes Rodríguez, durante su intervención en el acto junto al resto de participantes. | ALBA VILLAR

El primer proyecto mundial de mejora pesquera (FIP) para tiburón y pez espada, impulsado por la industria y la flota de palangre gallega, tendrá su extensión en los océanos Índico y Pacífico. La iniciativa, que empezó de forma oficial hace dos años y medio (aunque se gestó prácticamente desde 2014, cuando se inició el proceso de certificación con MSC), continuará en las pesquerías que explotan los buques gallegos más allá del Atlántico norte y sur. Así lo trasladó ayer Emilio Martínez, el presidente de la asociación que forman 14 empresas implicadas en la comercialización de las capturas, Anecteam, durante la presentación de los avances del FIP Blues y su proyecto Sustain Hook, así como la promoción del consumo de estas especies. “Tenemos claro que la batalla por la sostenibilidad es una cosa de todos y nosotros somos una parte importante”, indicó Martínez, que apostó por la “diferenciación” de los 160 buques que forman parte de las cuatro asociaciones participantes (Opnapa, Orpagu, Orpomar y OPP-7 Lugo) “de otras flotas”.

"La batalla por la sostenibilidad es una cosa de todos", señala Emilio Martínez

decoration

El FIP Blues realizó ayer la presentación de una campaña para la promoción del consumo de tintorera y pez espada, las especies objetivo de la flota de palangre. En el acto también se analizó los avances de este proyecto que se inició antes de la pandemia. “Lo que buscamos es situar a la flota a la vanguardia de la sostenibilidad”, insistió Martínez, que presentó la jornada.

Durante el acto intervinieron tanto la directora xeral de Pesca, Mercedes Rodríguez, como la secretaria de Estado das Pescas del Gobierno de Portugal, Teresa Coelho. En el primer caso, la gallega destacó “el buen hacer de la flota” y criticó la no extensión de la norma de aletas adheridas (la prohibición de cercenar los escualos a bordo) al resto de países fuera de la UE. La lusa, por su parte, puso de relieve las “excelentes relaciones” entre ambos países y la importancia tanto del palangre como del FIP Blues. “Era absolutamente importante estar aquí”, señaló Coelho.

La promoción del consumo de pez espada y tintorera, ayer. FIP Blies

La directora del SOIVRE (que vigila las exportaciones) en la Dirección Territorial de Vigo, Patricia Pérez, explicó que la gallega es una flota “a seguir por otros países” y quiso destacar la situación del marrajo tras la prohibición de su pesca por parte de la Iccat. “Es necesario aumentar y mejorar la información científica”, indicó.

“Este es el gran proyecto de la flota comunitaria de gran distancia de Europa”, apuntó por su lado el presidente de la Autoridad Portuaria, Jesús Vázquez Almuiña, que trasladó el trabaja del Puerto olívico para ser “el más trasparente y sostenible”.

Participaron también desde Madrid la subdirectora general de Acuicultura, Comercialización Pesquera y Acciones Estructurales de la Secretaría General de Pesca, Carola González, y el subdirector general de Biodiversidad Terrestre y Marina de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, Rafael Centenera, que destacaron que “la pesca solo puede ser sostenible o no ser”.

Si quiere vivir más y mejor, coma pescado dos veces por semana

El acto organizado ayer por FIP Blues en el edificio de sesiones del Puerto de Vigo incluyó cuatro presentaciones. La primera corrió a cargo del presidente de Anecteam, Emilio Martínez, que informó de la evolución de la iniciativa; la segunda la realizó el director de Pesquerías y Mercados en Sustainable Fisheries Partnership (SFP), Pedro Ferreiro.

Las otras dos fueron más técnicas, a cargo de un investigador de la Universidad de Vigo, Franklin Chamorro, y el cardiólogo intervencionista en el Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac), Guillermo Aldama. Ferreiro presentó la SFP durante su intervención y llamó a “crear capacidad en la industria” para que sean las armadoras y empresas las que consigan los objetivos de la sostenibilidad en el medio marino y las pesquerías.

Chamorro, por su parte, presentó los primeros resultados de un estudio nutricional sobre el pez espada, la tintorera y el atún rojo. “Son especies muy ricas en proteínas de alta calidad, lípidos, vitaminas y minerales”, trasladó el investigador, que destacó que comer estas especies “otorga un efecto protector ante diversas enfermedades”.

Sobre esto profundizó más el cardiólogo Aldama, que explicó que comer pescado dos veces por semana (sin ser preparado rebozado o frito) reduce significativamente el riesgo de sufrir infartos de miocardio, cerebrales o muertes súbitas. “El pescado es una fuente de salud”, insistió.

Compartir el artículo

stats