Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CONXEMAR

Vieirasa apuntala su continuidad con recursos propios: “Dejaremos legado”

Recupera el potero en Argentina y suma 8 buques en Senegal | Condena la “invasión” y la falta de controles sobre la flota china

El presidente de Grupo Vieira, Eduardo Vieira Montenegro, en Conxemar. | // MARTA G. BREA

“Promúlgase bajo el número 3287 la ley [...] mediante la cual se declara de utilidad pública y sujeto a expropiación el predio, sus instalaciones y bienes inmuebles de Vieira Argentina”. Así arrancaba, el 20 de septiembre de 2012, el decreto publicado por el Gobierno kirchnerista de la provincia argentina de Santa Cruz. La incautación afectaba a la “planta de procesamiento, planta de almacenamiento de productos del mar” y siete buques pesqueros, amarrados entonces en Puerto Deseado. “Tenemos en Argentina tres marisqueros [tangoneros, para faenar gambón] y un potero. Es lo que salvamos” de aquel proceso, recuerda hoy el presidente de SA Grupo Eduardo Vieira (Vieirasa), Eduardo Vieira Montenegro. Aquel rocambolesco proceso se produjo además en medio de las negociaciones del concurso de acreedores. “Continuamos con el cumplimiento del plan de pagos, manejando bien la caja” por las dificultades de acceso a financiación. Pero creciendo.

Vieirasa mantiene a día de hoy, además de la sociedad de logística de Puerto Vieira (Rande), filiales en la propia Argentina y Senegal. Ha recuperado la gestión de un potero en la Patagonia, que había tenido que chartear, con el que ha faenado unas 2.500 toneladas de calamar. Vieira reivindica no solo la operativa actual de la compañía, sino la trayectoria de la que ha bebido. “Llegamos a Argentina en 1992, y a Senegal en 1990”. En Puerto Deseado trabaja su hijo Eduardo, presente en la feria de Conxemar, y que asume ya buena parte de la gestión. “Hay relevo generacional. Pero claro –continúa el presidente–, es fundamental cuidar la empresa para tener algo que mantener, y yo creo que dejaremos legado”. Vieirasa es historia viva de la pesca extractiva y la industria gallega de transformación pesquera.

La sociedad ha reforzado su capacidad en origen en aguas de Senegal, donde operan los barcos Praia da Marosa y Abrela bajo pabellón local, que adquirió hace dos años. Más reciente ha sido la incorporación del Releixo, que trabaja en este caso con bandera española. Los dos fresqueros de esta subsidiaria abastecen la planta de Amerger (Dakar). “Adquirimos materia prima de la pesca artesanal, para nosotros es importante también, y una oportunidad, poder elaborar allí y utilizar estas fábricas”, agrega Vieira Montenegro. Muy crítico con la expansión de la flota china de larga distancia, para el empresario es preciso que exista una unión de intereses internacionales en favor de las pesquerías. “Es una invasión, con el reparto de licencias, están acabando con las especies demersales. Esto va en contra de todos”.

Compartir el artículo

stats