Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orpagu da un salto al futuro: frigorífico, centro de I+D y más empleos

Representación gráfica de las instalaciones de la nueva planta frigorífica. | // FDV

Tui es el escenario escogido, finalmente, por la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu) para emplazar la que será su nueva planta frigorífica, una iniciativa que los socios de la entidad habían proyectado hace tiempo. Las nuevas instalaciones de refrigeración incluirán, además, un centro de investigación y desarrollo (I+D) que conjuntamente pretenden estimular el desarrollo económico y laboral del Baixo Miño, según explican desde la entidad. La organización destinará una inversión de seis millones de euros que, en un contexto marcado por la pandemia del coronavirus y el impacto económico de ésta en el sector empresarial, se articula como el proyecto más ambicioso de los palangreros guardeses en aras de diversificar su actividad. FARO ya había avanzado esta iniciativa el pasado verano.

Está previsto que el nuevo frigorífico y centro de investigación estén plenamente operativos en el último trimestre de 2022. Según las estimaciones de Orpagu, creará una treintena de puestos de trabajos directos en la zona de Baixo Miño en una primera fase. Aunque la idea es generar trabajo a largo plazo “potenciando la cualificación de los empleados a través de un plan de formación específico” del que participarán tanto el concello de A Guarda como el de Tui, explican desde la asociación.

Las instalaciones de Orpagu se ubicarán en el parque empresarial de Areas, en una parcela de algo más de 7.000 metros cuadrados de superficie en Tui. Concretamente, su ubicación tendrá acceso directo a la A-55 y a la vía que conecta A Guarda con Tui. Dará servicio a los más de 40 buques asociados y asegurará la viabilidad económica de la instalación. La nave contará con una nevera industrial con capacidad para 3.000 toneladas de pescado y un aula de experimentación para trabajar en nuevos productos y con nuevos formatos.

Orpagu se ha hecho con estos terrenos, donde se construirá la planta frigorífica, con la intención de dar un paso más en la gestión del producto que pesca. El proyecto de los armadores guardeses cuenta con financiación europea y del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y responde a los objetivos del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, que promueve la ayuda a los pescadores en la transición hacia la pesca sostenible, la colaboración con las comunidades costeras para diversificar su economía y el apoyo a proyectos que creen empleo y mejoren la calidad de vida de la población del litoral.

El dilema de la localización

Con el estudio de mercado, técnico y económico a punto desde el pasado agosto, explican desde la organización que uno de los procesos más difíciles en la decisión de impulsar esta nave frigorífica fue la búsqueda de los terrenos. Los armadores, que necesitaban un gran espacio para esta instalación, barajaban ubicar esta infraestructura en A Guarda, aunque finalmente optaron por instalarse en Tui de manera que, en cualquier caso, contribuyera a la actividad económica en Baixo Miño. “Un proyecto conjunto y beneficioso para ambos ayuntamientos (el de Tui y el de A Guarda)”, señalan los armadores guardeses.

De hecho, tras la firma de la adquisición de los terrenos, el alcalde de Tui, Enrique Cabaleiro, puso en valor el proyecto: “estamos hablando de una de las inversiones más importantes a nivel industrial de los últimos años”. El edil hizo hincapié en el papel que tendrá en cuanto a la creación de empleo en la zona: “sabemos que podría disponer de otras ubicaciones quizás más cómodas y menos costosas”.

Por su parte, el alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, reconoció su interés en que la nave se hubiera construido en A Guarda: “no pudo ser, entiendo los motivos y entiendo que el aislamiento de A Guarda es precisamente uno de ellos. Necesitamos un A Guarda mejor comunicada. Esa es la única pena que me queda con este proyecto, aunque entiendo que a nivel comarcal todos ganamos”.

Orpagu, que cuenta con más de 30 armadores y más de 40 barcos, amplía con esta nueva instalación su proyecto conservero. Fue en 2018 cuando la asociación empezó a gestar la idea de erigir una conservera en las proximidades de A Guarda para impulsar un proyecto industrial local, con una inversión inferior a dos millones de euros. La idea era que en estas instalaciones se fabricarían los preparados de Anfaco, las hamburguesas de pez espada y las conservas gourmet de pez espada y atún pero los retrasos en las ayudas de los productores de pesca por el Gobierno Central dilataron la ejecución del proyecto y, en paralelo, lo afinó.

Hace unos años que Orpagu se embarcó en la comercialización de productos a través de la venta directa al consumidor en su establecimiento y en la tienda online. Dos vías de comercialización que han llevado su pez espada o su atún a otros países como Estados Unidos, Holanda, Reino Unido o Suiza entre otros.

Compartir el artículo

stats