La Policía Local de Rianxo y el servicio de Gardacostas de Galicia han interceptado a tres furtivos que estaban transportando en su vehículo cinco kilos almeja japónica "de dudosa procedencia" tras haber realizado una venta "puera a puerta" en plena cuarentena por el coronavirus.

Las tres personas estaban "ofreciendo" este producto a las viviendas de Rianxo y una vez los interceptaron confirmaron que la almeja había sido obtenida de forma irregular, carecía de los correspondientes documentos que avalasen su legalidad y las tres personas no eran mariscadores profesionales.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Fue la Policía Local quien, con ayuda de Gardacostas, consiguió detener a los furtivos en las inmediaciones de Dodro, ya que habían huido de Rianxo cuando descubrieron que habían sido localizados.

Desde la Consellería do Mar se ha informado que los tres furtivos serán imputados por la venta ilegal del marisco, por un delito de desobediencia a la autoridad y por el incumplimiento de confinamiento establecido en la declaración del estado de alarma, decretado por el Gobierno central.

Además, al conductor también se le imputará un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos de las drogas, pues en las pruebas realizadas los resultados fueron positivos en varios estupefacientes.

El marisco fue entregado a la Cofradía de Pescadores de Rianxo para su devolución a los bancos marisqueros locales.