Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca la temporada de recogida de la semilla del mejillón

Los bateeiros detectan una "preocupante escasez" de mejilla en todo el litoral gallego

Las primeras inspecciones realizadas por el sector, "desde A Guarda hasta Fisterra", hacen temer dificultades para reunir la cantidad que necesita cada batea

Recolección de mejilla en las rocas de San Vicente de O Grove. // Iñaki Abella

Recolección de mejilla en las rocas de San Vicente de O Grove. // Iñaki Abella

La campaña de recolección de la mejilla en las rocas del litoral gallego está oficialmente en marcha. Los mejilloneros tienen -inicialmente- hasta el 30 de abril para recoger la cantidad de semilla que necesitan para preparar el siguiente ciclo de cultivo en sus viveros flotantes. Pero no lo tendrán nada sencillo, pues según indican, existe una "preocupante escasez" de esa cría de molusco en toda la costa.

Cierto es que con la sucesión de temporales registrada en la comunidad la recolección de la semilla de mejillón no ha comenzado, ya que crece en las mismas rocas que lo hace el percebe, y con un mar tan embravecido resulta muy arriesgado intentarlo

Pero los bateeiros ya han hecho las primeras prospecciones, y concluyen que "no hay cría por ninguna parte; la situación es igual de mala desde A Guarda hasta Fisterra, pasando por O Grove, Sálvora, Corrubedo, Muros y Carnota, por lo que todo indica que vamos a tener enormes dificultades para conseguirla".

"No se ve cría por ninguna parte; ni siquiera la más pequeña", apostillan otros bateeiros consultados ayer, antes de sentenciar: "Esta vez no es cuestión de esperar dos o tres meses hasta que crezca para ser recogida, porque el problema es que no la hay".

Lo que está claro es que, con escasez o sin ella, el sector debe lograr alrededor de 3.500 kilogramos de cría para cada batea, lo cual representa alrededor de once millones de kilos en toda Galicia.

A la espera de ver como evolucionan los acontecimientos, la preocupación parece evidente. Sobre todo porque algunos productores ya detectan y denuncian esa escasez de mejilla desde hace años.

Ahora inciden en ello para alertar de una "muy escasa fijación" de cría a las rocas, lo cual significa que los mejilloneros tendrán que esforzarse mucho más para conseguir la cantidad deseada.

Las mismas fuentes aseguran que "la cría acumula un retraso impresionante en su crecimiento, y al ser tan pequeña no sirve para encordar", por lo que buena parte del sector esperará prácticamente hasta primavera para realizar esta recolección, salvo aquellos que ya tengan sus bateas vacías, o a punto de estarlo.

Llegados a este extremo, vuelven a escucharse las voces de aquellos que consideran necesario eliminar la veda de la mejilla, ya que únicamente se les permite extraer la cría desde el 1 de diciembre hasta finales de abril o mayo, dependiendo de las condiciones meteorológicas que se encuentre el sector durante el invierno.

Y creen que "si la Consellería do Mar nos permitiera recogerla en cualquier momento del año se escalonaría la cosecha y se mantendrían las rocas limpias para que siguieran fijándose las larvas, con lo que habría mejor mejilla para todos y sería mucho más abundante".

Compartir el artículo

stats