Las protectoras de animales de Vigo están llenas y con lista de espera

Los abandonos se desbocan a las puertas de las navidades

Hay dueños de perros que incluso llegan a amenazar: “O nos lo recogéis o lo sacrificamos”

La ley de Bienestar Animal no ha mejorado la situación

Un voluntario del refugio vigués Tú eres nuestra ayuda, con uno de los últimos perros acogidos.

Un voluntario del refugio vigués Tú eres nuestra ayuda, con uno de los últimos perros acogidos. / Javier Teniente

Tener una mascota es una gran responsabilidad. Garantizar su seguridad y otorgarle todos los cuidados necesarios son, en teoría, obligaciones de los dueños. Precisamente para cumplirlas, el Gobierno aprobó recientemente Ley de Protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales, una regulación que refleja el deber de asumir los cuidados, vigilancia y necesidades de un perro o gato bajo amenaza de duras sanciones económicas. Pero de momento, al menos en Vigo, en los aspectos fundamentales no está funcionando.

Solo hay que echar un vistazo a las protectoras de animales tanto de la ciudad como del área: todas están llenas. Y el motivo principal, obviamente, es el abandono, que se desboca con la cercanía de las navidades. Es decir, hay dueños que se deshacen de sus mascotas para irse de vacaciones o simplemente para pasar las fiestas sin ellas.

“Nosotras estamos hasta arriba, tenemos lista de espera”, explica Ana Iglesias, responsable del refugio de animales Tú eres nuestra ayuda, ubicado en el entorno de Castrelos. Hay algunos que, tal y como relata Iglesias, llegan a amenazar a las protectoras con sacrificar a su mascota si no se hacen cargo de ellas. “Llaman personas diciendo que si no acogemos a su perro, lo matan”, sentencia.

Animales maltratados y desnutridos

Las protectoras además advierten que muchos de los animales de compañía que les están llegando abandonados por sus dueños lo hacen con evidentes síntomas de maltrato, visiblemente desnutridos, con marcas de golpes e incluso esqueléticos. Hace poco se recogió un can de apenas unos meses que llegó moribunda. Y también, en Tú eres nuestra ayuda, se encontraron con una perra de unos seis años que tenía los ojos ensangrentados y golpes en el cráneo, que además lo tenía fracturado. Su dueño la había dejado atada a un árbol durante varios días, a la intemperie, bajo la lluvia y el frío.

Las denuncias por abandono y maltrato son continuas y en algunos casos los responsables de los animales llegan incluso a dejarlos abandonados en el monte. El problema es que, como está sucediendo, muchos no tienen chip y no se sabe de quiénes son, por lo que no se les puede sancionar.

Hay que tener en cuenta, además, que buena parte de estos refugios de animales están dirigidos por voluntarios y no reciben ayudas públicas: únicamente sobreviven gracias a las cuotas de sus socios o a los eventos solidarios que realizan (mercadillos, etc). Y con eso se autofinancian y mantienen los caniles y asumen todos los gastos veterinarios de los perros que tienen en acogida. Unos gastos precisamente que por el deplorable estado en el que llegan, son muy elevados. Además obviamente de la alimentación y todo lo necesario para los animales a la espera de que alguien los adopte.

Afortunadamente, según están detectando los refugios de animales de Vigo y su área, cada vez son más los jóvenes que a la hora de tener un perro apuestan por adoptarlo en vez de comprarlo. Sin embargo, el volumen de adopciones no es suficiente para la cantidad de perros abandonados que hay ahora mismo en la ciudad y que aumenta prácticamente a diario, por lo que se recomienda a los vigueses que descarten la opción de comprar o regalar canes por Navidad y apuesten por la adopción de aquellos que necesitan un hogar.

En este sentido, la Real Sociedad Canina de España (RSCE) ha lanzado una campaña para recordar la importancia de responsabilizarse de las mascotas y evitar el repunte de abandonos que ocurre tras la Navidad. Concretamente, la RSCE lanza una campaña de concienciación para evitar el abandono de perros tras las fiestas navideñas. Advierte de que uno de cada diez perros abandonados a lo largo del año acaba en un refugio de acogida en el mes de enero. Así, en enero de 2023, llegaron a los centros de acogida el 9,1% de todos los perros abandonados en España en 2022, la cifra mensual más alta de todo el año, según un informe de la Fundación Affinity.

Pérdida de interés

Entre las principales causas de abandono se encuentran problemas de comportamiento de la mascota y la pérdida de interés por el mismo, que figuran como el segundo y tercer motivo de abandono, respectivamente. Ello explica que el 73% de los perros abandonados son mestizos, mientras que el 27% son de raza, ya que los canes de raza pura presentan una características y una conducta “más predecible”, por lo que elimina los imprevistos del comportamiento, añade la RSCE, que recuerda que el abandono animal esta penado por ley y que las Navidades de este año son las primeras con la Ley de Bienestar Animal en vigor.

Aunque carece de desarrollo reglamentario, la norma expone las sanciones por abandonos, una pena grave con multa de entre 10.000 y 50.000 euros además del límite máximo de 24 horas en las que un perro puede permanecer solo, a partir del cual se consideraría abandono.

[object Object]

Tras aproximadamente siete años y medio como presidente de la perrera municipal de Vigo, ubicada en A Madroa, el abogado Vicente Viso ha presentado su dimisión. Lo hace por “motivos personales” y porque “ya hice todo lo que tenía que hacer” al frente del refugio de animales vigués. Antes de que acabe el año se celebrará una asamblea en la que se elegirá a la nueva junta directiva que tomará el mando de la perrera. “Mi trabajo está hecho, es el momento de que lleguen otras personas”, apunta el ya expresidente, que dejó el cargo hace varios meses.

Hay que tener en cuenta que en la protectora municipal se encuentran unos cuatrocientos animales, entre perros y gatos, y es una instalación fundamental para la atención animal en la ciudad. Vicente Viso deja la presidencia de la perrera pero continúa con su carrera profesional, al frente de su despacho de abogados en la calle Eduardo Iglesias. Con él al frente de la protectora se llegó a importantes acuerdos con el Concello para ampliar las instalaciones, con más caniles para acoger a más perros, algo necesario precisamente en unos últimos años en los que los abandonos siguen aumentando prácticamente sin parar en la ciudad.