La FP Dual no engancha y solo llena el 30% de plazas: “Difiere la parte teórica de la práctica”

Pese a solicitarlo más empresas, solo 4 ciclos completaron su oferta en Vigo: “Los currículos son generales y algo desactualizados”

“El estudiante en prácticas no puede ocupar un puesto de trabajo”, precisa un dinamizador

Alumnos del ciclo superior de Mecánica Naval del Instituto Politécnico de Vigo.

Alumnos del ciclo superior de Mecánica Naval del Instituto Politécnico de Vigo. / FdV

Pasar de formarse en el aula de un instituto a hacerlo en un negocio en estrecho contacto con la realidad que afrontará diariamente en el futuro. Así es la FP Dual, una modalidad que combina el aprendizaje en el centro educativo con la actividad práctica en una empresa, atribuyéndosele a ambas partes la educación y preparación del alumnado.

Esta apuesta se ha traducido para el presente curso 2023/2024 en un incremento de plazas, nuevos títulos y un elevado número de empresas interesadas –medio centenar en el caso de Vigo–, pero a diferencia de lo esperado, no ha habido una sobredemanda de alumnado, ni mucho menos. Atendiendo a los datos de la Consellería de Educación, de los 13 ciclos de formación Dual, tan solo 4 consiguieron llenar todas sus plazas, e incluso tener lista de espera. Las restantes cuentan todavía con plazas disponibles. ¿Porqué? ¿Qué le falta a esta formación para calar entre los estudiantes?

Dinamizadores y docentes de esta modalidad sostienen varios factores. Por un lado, las condiciones laborales del alumnado. “Están en la empresa mucho tiempo y no obtienen la remuneración de un empleado, claro. Tampoco tienen las vacaciones en el mismo horario... Mucho alumnado prefiere hacerlo por el régimen ordinario y hacer solo los tres meses de prácticas (FCT) que estar más tiempo en la empresa”, explica Menchu Franco, docente de FP del IES A Guía.

En este punto, Juan Ventura, dinamizador de FP del CIFP Manuel Antonio y profesor en ciclos de la familia de hostelería, indice en que muchas empresas ven al alumnado como un remplazo. “Un alumno un práctica no puede ocupar un puesto de trabajo. En hostelería pasa mucho esto y no puede ser. Realmente el estudiante podría estar todo el rato en la empresa mirando cómo trabaja un operario, puede hacerlo porque no tiene las competencias necesarias todavía para ejercer de trabajador. Hay que recordar que el alumno que forman está en prácticas y no preparado para trabajar”, precisa muy acertadamente Ventura.

ALUMNOS DEL CICLO DE GRADO MEDIO DE PELUQUERIA Y COSMETICA CAPILAR DEL IES DE TEIS, EN VIGO, EN UNO DE SUS TALLERES, EN LOS QUE TIENEN QUE USAR APARATOS DE ALTO CONSUMO COMO LOS SECADORES PESE A LA SUBIDA DEL PRECIO DE LA ELECTRICIDAD.

Alumnas del ciclo de grado medio de Peluquería y Cosmética Capilar del IES de Teis. / P.H.

Otro de los punto en el que coinciden ambos profesionales es la falta de coordinación entre la teoría que se imparte en el aula con lo que luego los estudiantes se encuentran en sus puestos. “Sí difiere mucho, sí. Y eso es porque los currículos son muy genéricos y algo desactualizados ya. No es lo mismo, por ejemplo, la atención al cliente en una empresa de automoción que en una firma deportiva, por eso es tan importante el papel de la empresa y su función de integradora en el mercado laboral pero muchas veces no se habla el mismo idioma”, lamenta Franco.

FPdual W

FPdual W / Hugo Barreiro

Misma percepción defiende Juan Ventura. “Tú como docente le explicas cómo se debe realizar adecuadamente un proceso y luego el alumno llega a la empresa y le dicen que, por optimizar o agilizar, el proceso debe ser de otra forma distinta, no tan profesionalizada y eso al final también los confunde”, argumenta el dinamizador del CIFP Manuel Antonio.

Para este profesional, todo parte de una buena orientación. “Creo que es fundamental para el alumnado, y no habría que esperar a que la recibiesen en 4º de la ESO, sino ya varios cursos antes. Porque al final muchos se matriculan en un ciclo o una formación que nada tiene que ver con lo que esperaban. Tienen que saber en qué y dónde se matriculan para que no se produzca un abandono”, desgrana el docente.

A su juicio, el desinterés del estudiante por la modalidad Dual pasa también por ver la Formación Profesional y sus ciclos como un “puente” para otras especialidades. “Lo que buscan es convalidar las materias y poder cursar un grado, por ejemplo, entonces ven el ciclos como un puente, no para desarrollarse como profesional. Entonces ya no se decantan por la Dual porque no están interesados en integrarse en ese mercado laboral”, razona Juan Ventura.

Falta de rodaje

Por su parte, Menchu Franco, quiere dejar claro que si bien este modelo es “fantástico” y uno “de los más adecuados”, en Galicia en general y Vigo en particular todavía le falta rodaje. “Hay mucho recorrido. Todavía no tenemos la mentalidad de otros países sobre la integración en el aula y en la empresa. Fuera es el alumno el que directamente contacta con la empresa. Hay que dejar que se asiente bien y que las empresas no vean al estudiante como mano de obra barata”, sostiene la docente del centro del barrio de Teis.

Para finalizar, Juan Ventura puntualiza también la necesidad de mayor tutorización por parte de las empresas. “Las grandes firmas con las que trabajamos en Dual sí que tienen hasta una partida económica para un tutor que coordine y vigile la formación del alumno, pero realmente las pymes no lo tienen, muchas veces porque no se lo pueden permitir”, concluye el profesional.