Piruetas contra los estereotipos

El dúo acrobático de la Fundación Igual Arte derriba estereotipos y cruza fronteras en su camino hacia la profesionalización

Wachu y Vanesa durante un ensayo en la Fundación Igual Arte.

Wachu y Vanesa durante un ensayo en la Fundación Igual Arte. / Javier Teniente

Carolina Sertal

Carolina Sertal

El transporte le ha jugado una mala pasada y llega unos quince minutos más tarde de lo habitual. Su compañero ya está vestido con la indumentaria de la función que representarán al día siguiente en As Pontes y la espera en el aula en la que suelen practicar su número dos días a la semana durante unas tres horas. De pronto, con un enérgico “¡hola!”, hace su aparición y cruza la sala para cambiarse de ropa. Con cuidado, Vanesa se quita los pendientes de las orejas, no vaya a ser que después se le enganchen al “ir por el aire”. Se descalza la deportiva izquierda, la derecha, fuera los calcetines también, y ya está lista para empezar el ensayo: “¡Vamos allá!”.

Antes de nada, Wachu (Brais Pérez) se tumba sobre una colchoneta negra para que su compañera de espectáculo pueda situar los pies a ambos lados de su cara y comenzar la cuenta atrás. “Tres, dos, uno... ¡va! En plancha hasta el final, Vane. Un poco más, un poco más. Tranquila, yo te agarro”, dirige Wachu. Y mientras tanto, ella inclina su cuerpo en bloque hasta prácticamente rozar el suelo para, llegada a ese punto, retornar alzando su brazo al aire. “Buena, repetimos”.

Wachu y Vanesa Lea al finalizar una figura de su función.

Wachu y Vanesa Lea al finalizar una figura de su función. / Javier Teniente

Vanesa Lea y Wachu aseguran que tienen más que dominada la función, por eso, pese a que al día siguiente tienen actuación, ceden una media hora de su tiempo para mostrar parte del trabajo y esfuerzo que hay detrás del telón. Juntos integran el dúo de la compañía de circo, baile y acrobacias de la Fundación Igual Arte, “Vuelta y media”, y desde hace años se suben a los escenarios para hacer disfrutar al público con su puesta en escena.

Fue todo gracias a que ella lo propuso. Llevamos varios años trabajando juntos y tenemos mucha complicidad

“Vane, ¿te acuerdas cómo empezamos?”, le pregunta Wachu, que además de ser su compañero de equilibrismo es responsable del área deportiva de la fundación viguesa que trabaja con personas con diversidad funcional. “Porque vi un vídeo de Dani y quise hacerlo yo”, responde Vanesa. Wachu comenta que “fue todo gracias a que ella lo propuso y la verdad es que nunca pensé que acabaríamos formando un dúo acrobático como este. Llevamos varios años trabajando juntos y tenemos mucha complicidad. Eso es una de las cosas que más se nota en el espectáculo, creo que transmitimos a la gente la conexión que tenemos y también ayuda el tipo de show que tenemos, porque suele sorprender, hace reír, pero también tiene emoción”.

Ensayo del dúo acrobático de la Fundación Igual Arte.

Ensayo del dúo acrobático de la Fundación Igual Arte. / Javier Teniente

Cuando se le pregunta a Vanesa Lea que es lo mejor de “Vuelta y media”, lo piensa un poco y contesta: “Que Wachu me coja en el aire y la parte de bailar. Actuar también me gusta, que aplaudan al final”. Además, deja claro que a su compañero no lo cambia por otro, primero, porque le da confianza a la hora de ejecutar las acrobacias y, segundo, “porque es muy divertido”, ríe. La otra cara de la moneda son los nervios y el miedo que a veces se presentan, especialmente cuando Vanesa tiene que subir muy alto, pero tal y como comenta su otra mitad, “¿a quién no se lo daría?”.

Transmitimos a la gente la conexión que tenemos, es una de las cosas que más se nota en el espectáculo

Con su proyecto, además de derribar estereotipos ante la diversidad funcional, han cruzado fronteras, y es que no hace tanto que el dúo acrobático de la Fundación Igual Arte estuvo en Bruselas para presentar su espectáculo Vecinos, una función en la que dos vecinos, separados por una valla, entablan una amistad que revela lo importante que es conocer al otro y compartir. Vanesa afirma que la experiencia fue “de maravilla” y que le gustó mucho actuar en la capital belga. “Fuimos muy profesionales, de hecho, esto hay que contarlo, al día siguiente estábamos comiendo en una terraza y dos chicas francesas se acercaron para comentarnos que le había encantado y hacerse una foto”, añade Wachu.

La Fundación Igual Arte cuenta con diversos proyectos que contribuyen desde las diferentes expresiones artísticas a dotar de una salida profesional a los chicos y chicas que, como Vanesa Lea, acuden todas las semanas a la entidad viguesa. Así, administraciones, asociaciones e incluso personas particulares pueden contratar espectáculos como el que Wachu y Vanesa han diseñado con su compañía de circo y acrobacias, convirtiendo en una realidad su profesionalización.