Lo que tú dices ya lo expresó Bécquer... y no necesariamente mejor

David Araújo publica una recopilación de los tuits en los que compara desde hace años con mucho humor e ironía los versos de grandes autores con el lenguaje actual

David Araújo, con un ejemplar de su libro, en Arcade.

David Araújo, con un ejemplar de su libro, en Arcade. / Cedida

Sandra Penelas

Sandra Penelas

Tú dices: “Empieza otro día de mierda”.

Federico García Lorca decía: “La aurora llega y nadie la recibe en su boca porque allí no hay mañana ni esperanza posible”.

La fórmula ideada por el vigués David Araújo, alias @chuzodepunta, para compartir las genialidades de grandes escritores y celebrar además la poesía contenida en nuestro lenguaje coloquial da el salto desde la red social X (antes Twitter) a un libro editado por Pie de Página. Se publica dentro de su colección Maresía, que busca precisamente hacer este género literario accesible a todo el mundo, y está prologado por su director, Juan Romeu.

“Tú dices... Bécquer decía...” es una recopilación de los mejores tuits publicados a través de hilos durante varios años y que ahora aparecen enriquecidos con explicaciones del propio Araújo sobre los autores y organizados en seis temas: amor, sexo, muerte y vida, elogios y críticas, ocio y redes sociales.

“Un día empiezas diciendo qué manera tan bonita de decir lo que sea y pasa el tiempo y te das cuenta de que tienes muchísimos tuits. Quizá lo que he sido es machacón con el formato”, bromea Araújo sobre su original fórmula.

El libro de David Araújo.

El libro de David Araújo. / Cedida

Ha publicado artículos en la revista cultural Jot Down, uno de ellos fue finalista del Premio Delibes 2017, y lleva muchos años transmitiendo su pasión por la lengua y la literatura tirando de humor e ironía en la red social. Tampoco falta, o casi nunca, a su cita diaria de dar los buenos días con palabras en desuso de nuestro diccionario, una costumbre que surgió de forma espontánea mientras vivía en China.

“No soy un erudito ni me considero un escritor. El libro es una recopilación de tuits que pretende mostrar mi admiración por el lenguaje, que es un material al alcance de la mano al que podemos dar vueltas cada dos por tres. Busco realzar la poesía, pero no desprecio el lenguaje coloquial, ni mucho menos, al contrario. Los poetas tienen una sensibilidad especial y por eso permanecen en el tiempo, ellos y lo que escriben. Pero también hay expresiones informales que son genialidades y que contienen mucha poesía, aunque no nos demos cuenta”, apunta.

Así lo quiere dejar claro desde la introducción de la obra, donde señala que “pocas cosas se construyen de manera tan solidaria como un idioma”, poniendo como ejemplos follamigo o mileurista, e insiste en que “hay poesía por todas partes”.

“Si Garcilaso dijese ‘Me hizo la cobra’ alucinaríamos. Es una figura buenísima. En principio, se refiere a un beso, pero se puede extrapolar a otras cosas. Ser un borde, que tiene un matiz del que carece la palabra antipático, y planchar la oreja son otras expresiones geniales. Y decir ‘Me comió la boca’, que podría sonar muy burdo, tiene muchísima intensidad y sensualidad. Por eso, como ocurre con los refranes, se mantienen en el tiempo, porque son muy buenas y concisas”, comenta Araújo, cuya afición por las palabras le llevó a matricularse en la carrera de Lengua y Literatura españolas por la UNED.

Sus tuits no solo comparan las diferencias a la hora de expresar una idea sino también en la manera de entender el mundo a lo largo de los siglos. Y rinden homenaje a la poesía y la prosa de grandes de la literatura como Cervantes, Quevedo, Rubén Darío, Juana Inés de la Cruz, Pablo Neruda, Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán o Miguel Hernández.

Entre los más graciosos figuran los incluidos en el apartado “Sexo, arrumacos y otras muestras de cariño”. “Es un filón, todo el mundo habla de ello y se presta mucho al eufemismo”, señala Araújo. Y es que, tal y como recoge en su libro, ya nos lo advertían desde la Edad Media.

Tú dices: “A todos nos va la marcha”.

El arcipreste de Hita decía: “...porque es humanal cosa el pecar”.

¿Pero a quién le puede parecer mal si aquí estamos de paso?

Tú dices: “Nos quedan dos telediarios”.

Quevedo decía: “Vivir es caminar breve jornada”.