Los nuevos casos de VIH importados de otros países se duplicaron en los últimos cinco años

Profesionales del Cunqueiro advierten que más del 50% de los diagnósticos son tardíos

El hospital atiende a unos 1.700 pacientes con virus de la inmunodeficiencia humana

La doctora Celia Miralles en su consulta.

La doctora Celia Miralles en su consulta. / Alba Villar

Carolina Sertal

Carolina Sertal

El retraso diagnóstico es para los profesionales de la sanidad el gran caballo de batalla en la lucha contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Lo es especialmente en Galicia, ya que en la actualidad más del 50% de los nuevos diagnósticos que se efectúan en los hospitales gallegos son tardíos, un porcentaje mucho más elevado que en el resto del territorio nacional. El Hospital Álvaro Cunqueiro no es ajeno a esta realidad y desde allí, la doctora Celia Miralles, que forma parte del equipo médico de la unidad de VIH viguesa, afirma que, “sin duda alguna, este es el principal problema que afrontamos a día de hoy en nuestras consultas”.

Si bien esta facultativa asegura que la expansión del virus en los últimos años ha tendido a una estabilización en el área sanitaria, también indica que entre los tres especialistas de la unidad específica del hospital vigués atienden alrededor de unos 1.700 pacientes y, en cuanto a los nuevos diagnósticos, Celia Miralles llama la atención sobre el hecho de que, solo en los últimos cinco años, “hemos detectado más del doble de casos de VIH diagnosticados en otros países, recibiendo muchos de Latinoamérica”, afirma.

Hay una parte de la población que no tiene percepción de riesgo en absoluto

La verdadera preocupación para esta doctora del Cunqueiro radica en esos diagnósticos a los que llegan tarde y cuando se le pregunta el motivo, Celia Miralles lo achaca a que “hay una parte de la población que no tiene percepción de riesgo en absoluto”. A modo de ejemplo, la facultativa viguesa hace referencia al nicho de las personas mayores comentando que “piensan que no les va a tocar, especialmente las mujeres. A partir de los 50 años parece que nadie piensa que podría estar infectado, pero luego lo que nos encontramos son casos avanzados. El diagnóstico tardío sigue siendo un problema real y lo preocupante ya no es solo que la persona llegue a nuestra unidad enferma, sino que ha estado transmitiendo el virus y su respuesta al tratamiento y las complicaciones son peores que cuando los pacientes disponen de un sistema inmunológico mantenido”, destaca.

El rostro del VIH en el área sanitaria sigue siendo de varón, con una especial incidencia entre hombres con edades comprendidas entre los 35 y superados los 40. Celia Miralles explica que, “en Galicia, al igual que en el resto de España, más del 60-70% de los pacientes con VIH son varones que han tenido prácticas de riesgo por vía sexual homosexual”. En este sentido, la facultativa de la unidad del Cunqueiro considera que es fundamental erradicar algunos mitos y, en su opinión, el más grande es que existen grupos de riesgo: “Hay que sacar de la mente de todo el mundo que hay grupos de riesgo. No existen grupos de riesgo, lo que lleva a contraer el virus son las prácticas de riesgo. Tú puedes tener una orientación sexual homosexual, bisexual, etc, ser hombre mayor o joven, consumir drogas, pero es la práctica no segura la que te va a llevar a contraer la enfermedad. Aunque tengas muchas relaciones con distintas personas, si las tienes con seguridad, no es eso lo que te llevará a contraer la enfermedad. La idea de que el VIH afecta principalmente a personas que han tenido comportamientos licenciosos, que algo habrán hecho, es un mito y también es lo que mantiene el estigma, que parece increíble tener que seguir luchando, en pleno siglo XXI, contra el estigma y que una persona portadora de VIH no lo pueda decir tranquilamente como con cualquier otra condición médica”, analiza Miralles.

No existen grupos de riesgo, lo que lleva a contraer el virus son las prácticas de riesgo

La implantación de la denominada PrEP (profilaxis prexposición), medicamentos que reducen las probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales o el consumo de drogas inyectables, es para esta doctora viguesa uno de los principales avances. En el área viguesa hay unas 300 personas que la toman y Celia Miralles considera que, “aunque hay nuevos casos, la cifra se está estabilizando y con la implantación de la PrEP lo notaremos en los próximos años, porque en países que comenzaron antes, como Estados Unidos o Reino Unido, los nuevos diagnósticos han caído un 30%”, concluye.