La UVigo lidera una red para avanzar en la biofabricación y la ingeniería de tejidos

El consorcio Iberos+ reúne a 14 instituciones y empresas de la Eurorrexión que aportarán soluciones al envejecimiento, la escasez de donantes o el desarrollo de fármacos a bajo coste

Asistentes a la reunión del consorcio celebrada ayer en el Álvaro Cunqueiro.

Asistentes a la reunión del consorcio celebrada ayer en el Álvaro Cunqueiro. / S.P.

Sandra Penelas

Sandra Penelas

La UVigo lidera un consorcio que avanzará en áreas “casi al borde del conocimiento” relacionadas con la biofabricación, la ingeniería de tejidos y la medicina personalizada con el fin último de transferir soluciones tecnológicas e impulsar un tejido empresarial incipiente en la Eurorrexión. La iniciativa Iberos+ (Instituto de Biofabricación en Red para el Envejecimiento Saludable) agrupa a más de 150 investigadores de cinco universidades de Galicia y el norte de Portugal, cinco centros de investigación, entre ellos el IIM-CSIC de Vigo o el INL de Braga, y cuatro empresas y supone la continuación de un proyecto anterior también financiado por el programa de cooperación transfronteriza Poctep de la UE.

El Hospital Álvaro Cunqueiro acogió ayer la reunión de lanzamiento del consorcio, cuyo coordinador, el catedrático de la UVigo Pío González, destacó que contribuirá a convertir a la Eurorrexión en “un polo biotecnológico de referencia” aportando soluciones a “retos a corto plazo” como son el envejecimiento, la escasez de donantes de órganos y tejidos, el desarrollo de fármacos a bajo coste, la reducción de ensayos animales y una medicina más personalizada.

“Han valorado la excelencia del consorcio. Tenemos mucho potencial y no vamos a defraudar la confianza del Poctep”, aseguró.

Pío González y Eva Poveda (en pantalla), durante la reunión.

Pío González y Eva Poveda (en pantalla), durante la reunión. / S.P.

En la red también participan como socios el Sergas y la Fundación Biomédica Galicia Sur y la directora del IISGS, Eva Poveda, dio la bienvenida a los socios a través de un vídeo, al no poder asistir presencialmente, y puso a su disposición todas las unidades de investigación.

El proyecto, que cuenta con una financiación de 2,1 millones de euros, se desarrollará hasta 2026 y la participación de empresas, que supone una novedad respecto a su antecesor, evidencia la apuesta por la transferencia de productos y servicios. Las incorporaciones gallegas son Beta Implants, que desarrolla implantes para cirugías veterinarias, BFlow, cuyos dispositivos microfluidicos imitan las funciones de los órganos, e iBoneLab, que integra biomateriales en tejidos vivos. Y también participa la portuguesa ILoF, que aplica la inteligencia artificial al desarrollo de fármacos.

Tres áreas científicas

En el área de la biofabricación, los miembros del consorcio trabajarán en el desarrollo de biosensores inteligentes para el diagnóstico temprano de enfermedades y biomateriales compatibles con la impresión 3D. Por su parte, los expertos en ingeniería de tejidos llevarán a cabo estructuras en miniatura –organ-on-chip y organoides– que reproducen los órganos para poder diagnosticar o simular sus funciones clave, testar fármacos y modelizar tumores in vitro.

Y en la tercera área científica del proyecto, la medicina personalizada, se avanzará en la obtención de biomarcadores y terapias celulares para enfermedades vinculadas al envejecimiento, así como en la mejora del diagnóstico mediante inteligencia artificial y big data.

Pío González también destacó que la red elaborará un libro blanco sobre la biofabricación y la ingeniería de tejidos que harán llegar a asociaciones y a las instituciones públicas con el objetivo de asesorar e impulsar decisiones en el ámbito legislativo, político o económico.