Doble impulso al Vigo Vertical por 3,57 millones

Adjudicadas las rampas de Ramón Nieto e Hispanidad

El 70% son fondos europeos

Infografía de la rampa de 
subida a Ramón Nieto.

Infografía de la rampa de subida a Ramón Nieto. / Víctor p. Currás

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

El proyecto Vigo Vertical suma dos nuevos hitos para seguir “aplanando” la ciudad. La Mesa de Contratación del Concello ha dado luz verde a la adjudicación de los dos próximos proyectos por 3,57 millones de euros, lo que permitirá llevar las rampas mecánicas a nuevos barrios y parroquias. Se trata de la conexión entre el Colegio Losada y la Avenida de Ramón Nieto (2.305.531,6 euros) y entre Hispanidad y Romil (1.271.209,69 euros) con la viguesa Prace como mejor calificada en los aspectos técnicos.

De esta manera, el gobierno municipal ampliará las actuaciones en marcha relativas a las rampas mecánicas y ascensores. Actualmente está en su fase final el HALO –el más importante por tamaño, presupuesto e impacto– entre Serafín Avendaño y Vía Norte; la doble estructura entre Travesía de Vigo y Aragón y recientemente se han inaugurado las del centro de salud de Teis o las del Colegio Mariano.

La próxima semana se ratificarán estas adjudicaciones en la Xunta de Goberno Local, lo que permitirá arrancar los trabajos antes de que finalice el año. Ambas están financiadas en el 70% de su coste con fondos europeos Next Generation concedidos por el Gobierno de España, aportando 2,2 millones y 945.000 euros respectivamente. La primera de ellas son tres rampas que suman 98 metros de longitud y permiten superar una diferencia de cota de 18 metros en la zona verde existente entre las calles Os Curros y Ernesto Lecuona y en el margen izquierdo de la calle José Franco.

En el segundo caso, se trata de un elevador con capacidad para 13 personas entre las calles Amor Ruibal y Feliciano Rolán. Ubicado en una parcela municipal actualmente sin uso, será “panorámico” y la actuación incluirá una humanización de ese tramo de la calle Hispanidad siguiendo los estándares del resto de la ciudad.

Ambas intervenciones llevan varios años planificadas y contaban con sus correspondientes proyectos constructivos desde hacía más de un año. Sin embargo, su licitación se ha ido retrasando debido a la priorización de otras obras; lo que ha permitido poder optar a los fondos europeos en nuevas líneas de financiamiento.