Vigo es la segunda área sanitaria que más adelgaza la espera quirúrgica en Galicia

El Chuvi cerró el primer semestre del año con una demora media de 63,9 días para una intervención, once jornadas menos que en 2022

La actividad se incrementó un 10%

El gerente, Javier Puente, en el centro, junto a varios jefes de servicio del Chuvi.

El gerente, Javier Puente, en el centro, junto a varios jefes de servicio del Chuvi. / Carolina Sertal

Carolina Sertal

Carolina Sertal

“Por primera vez conseguimos superar el efecto de la pandemia en la actividad asistencial, alcanzando unos resultados mejores que en el mismo período de 2019 y que los de la media gallega”. El gerente del área sanitaria, Javier Puente, se refirió con estas palabras al hecho de que Vigo haya cerrado el primer semestre del año con un balance asistencial que la posiciona como la segunda área gallega que más ha rebajado el tiempo de demora media para someterse a una intervención quirúrgica con respecto al mismo período en 2022: hasta once jornadas menos. Tan solo superada por Ferrol, que ha logrado aliviar la espera en 36 días, el área viguesa ha pasado de una demora media para operarse de 75,5 días a 63,9, por debajo de la media autonómica que se sitúa en la actualidad en las 65,9 jornadas.

Los datos, que fueron presentados ayer por el gerente y la directora Asistencial, Susana Cerqueiro; la directora de Enfermería, Pilar Reza; y por una amplia representación de jefes de servicio de distintas especialidades del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), han pulverizado su propio récord, puesto que estableciendo una comparativa con los balances publicados por el Sergas de los primeros semestres de cada año desde 2014, se trata de los valores más bajos registrados en Vigo desde prácticamente la última década. Asimismo, se mejora con creces la cifra prepandémica que, en 2019, se situaba en los 74,4 días.

Por primera vez conseguimos superar el efecto de la pandemia en la actividad asistencial

Desde la gerencia del área sanitaria se destacó que estos resultados fueron posibles gracias al incremento de la actividad asistencial y a “un mayor rendimiento” en los quirófanos. Según los datos facilitados por el Sergas, los profesionales del Chuvi efectuaron un total de 17.710 operaciones quirúrgicas durante el primer semestre del año frente a las 16.073 que se contabilizaron de enero a junio de 2022, lo que supone un aumento del 10% en el volumen de intervenciones.

En cuanto al carácter de las cirugías, las de mayor gravedad cuentan con una espera media de 18,1 jornadas, mientras que las de prioridad 2 se sitúan en los 68,3 días de retraso, garantizando en ambos casos e incluso mejorando los tiempos fijados por la consellería, ratios de 30 y 90 días, respectivamente.

Desde la dirección del área sanitaria se aseguró que el 68% de los pacientes que estaban pendientes de cirugía a 30 de junio de 2023 no contaban con una demora superior a los tres meses, el 30% presentaba una espera media de entre tres y seis meses y el 0,8% se situaba entre los seis y los doce meses. La gerencia también hizo hincapié en que “no hay ningún paciente que espere más de 12 meses”.

A la hora de analizar los tiempos por especialidades, Traumatología es el servicio que mayor demora quirúrgica presenta en la actualidad en Vigo. Con 78 días de media, es el área que concentra el mayor volumen de pacientes en lista de espera. En contraposición, las especialidades con mejores resultados son Cirugía torácica, con 18 días de demora; Cirugía cardíaca, con 42, y Neurocirugía, con 45.

Sin cambios en las consultas

Con relación a las consultas externas, al final del primer semestre del año, la demora media para que los pacientes del área viguesa fuesen atendidos por un especialista rondaba los 38 días, una cifra que se mantiene con respecto al año anterior. Si bien los facultativos lograron rebajar el dato con respecto a enero de 2023 (48,9 días), la huelga de médicos pasó factura durante los meses de abril y mayo, cuando los tiempos de espera experimentaron un repunte hasta los 55 y 52 días, respectivamente.

Hasta la fecha, los profesionales del Chuvi han pasado 436.835 consultas, lo que supone un 6% más de actividad que en 2022, y con una media de 70,2 días de demora, Psiquiatría es la especialidad que mayor espera presenta en la lista. Obstetricia, Nefrología, Oncología Médica y Radioterapia, las que menos.

Las ecografías adelantan en más de mes y medio su ejecución

Las pruebas diagnósticas mantuvieron en el área viguesa la línea descendente de los ejercicios anteriores en cuanto al tiempo de espera y en el primer semestre de 2023 se logró rebajar en una semana la demora media. En concreto, el acceso a este tipo de asistencias sanitarias está fijado en los 69,9 días a nivel global. Según los datos presentados por la gerencia del área, las ecografías fueron los procedimientos diagnósticos que experimentaron una de las mejorías más notables con respecto al 2022, puesto que adelantaron en más de mes y medio su ejecución, registrando en la actualidad una espera de 55 días.

Respecto a las pruebas diagnósticas vinculadas a la especialidad de radiología, la demora media se sitúa en los 69,9 días y, en concreto, para realizar un TAC en los hospitales públicos de Vigo la espera era de 66,9 jornadas a finales de junio, de 107,4 días para una resonancia magnética y, en contraposición, de tan solo una semana para la radiología de mama. En cuanto a otro tipo de procedimientos, la demora media en Medicina nuclear es de 24 días, en Endoscopias de 81,8, en Electrofisiología de 39,4 y de más de tres meses para estudios de distintas especialidades.

[object Object]

Coincidiendo con la presentación del balance asistencial del Sergas, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos en Galicia (CESM) reiteró a través de un comunicado la necesidad de que se haga pública la lista de espera de cirugía no estructural con el objetivo de “conocer la realidad” de los hospitales. Así, CESM cree que “refugiarse en unas estadísticas parciales es hacerse trampas al solitario y eludir responsabilidades”. La central sindical reivindicó su lealtad institucional, pero advierte que “nunca se va callar” ante lo que considera “verdades parciales o a medias, como la ocultación de esos datos”.