El Vigo vivo de las parroquias

Castrelos pide mayor atención al rural

El transporte, la limpieza general en la parroquia y el estado actual del perímetro de la finca de la Marquesa, entre las principales preocupaciones de la asociación de vecinos

Integrantes de la directiva y socios y socias de la entidad vecinal de la parroquia viguesa.

Integrantes de la directiva y socios y socias de la entidad vecinal de la parroquia viguesa. / RICARDO GROBAS

Carolina Sertal

Carolina Sertal

Presumen de albergar en su parroquia el parque urbano más vasto de Vigo. Con una extensión que supera las 24 hectáreas, el pulmón verde de Castrelos es uno de los principales atractivos de la ciudad, ya que es ideal para practicar deporte, disfrutar de una tarde en familia, de los grandes conciertos de la programación cultural del verano y también de la explosión de color que, tanto en primavera como en otoño, se da en los jardines que rodean el Museo municipal Quiñones de León, otro de los encantos emplazados en esta parroquia viguesa que ya en el siglo XIII se denominaba Castrelis.

Ensayo del grupo de
cuerda y de la coral
de la asociación
vecinal a finales
del año 2000.

Ensayo del grupo de cuerda y de la coral de la asociación vecinal a finales del año 2000. / Carolina sERTAL

Durante muchos años, la cantería fue una de las principales fuentes de riqueza para la zona, ya que el granito presente en la parroquia favoreció las actividades de las canteras de Serra y Porto Loureiro, que nutrieron a grandes proyectos de la ciudad durante el siglo pasado. Y en cuanto a fechas señaladas, la romería de la Candelaria y la Festa das Flores son dos de las más festejadas.

La Asociación de Veciños Monte da Mina de Castrelos es la entidad que desde hace unos 40 años vela por los intereses y las demandas de los residentes en la parroquia viguesa de la que ponen en valor su estratégica ubicación, puesto que tal y como afirman, “estamos no rural, pero a un par de minutos do centro da cidade e, ademais, temos unhas vistas que, aínda que haxa que facer un esforzo para subir ao alto da parroquia, paga a pena”.

Hai gretas no muro da finca da Marquesa que a xente xa as emprega para acceder a ela

Reunidos a media tarde en el local de la entidad vecinal, una veintena de residentes en Castrelos analizan cuáles son sus principales preocupaciones y demandas que deberían ser consideradas por parte de las distintas administraciones para mejorar la calidad de vida de la comunidad vecinal. Y cuando se les pregunta, el transporte, la limpieza y el mantenimiento del entorno natural y del patrimonio son las respuestas más recurrentes.

Los presentes abordan, por ejemplo, el estado actual del muro perimetral de la finca de la Marquesa. En este sentido, un vecino indica que, “no camiño da Corredoira que bordea a finca até a entrada principal, xa se notan as gretas e hai zonas nas que, dende hai un par de anos, a xente as emprega como acceso á finca en vez de dirixirse á porta da entrada. Isto no só acontece na zona do pazo-museo, senón que é por todo o parque. Hai zonas polas que está prohibido que circulen camións, pero pasan igualmente, e ao final para o mantemento do muro hai unha guerra aberta entre Xunta e Concello que paralizan os avances, porque non se poñen de acordo”.

Hay un tramo del Camiño Viloura por el que no pasa una ambulancia porque no se amplía el vial

La limpieza de la maleza, la tala de árboles en mal estado o deficiencias en el saneamiento en distintos puntos de la parroquia son otras de las cuentas pendientes por parte del Concello que detectan los vecinos. Así, algunas de las zonas afectadas que destacan desde la Asociación de Veciños Monte da Mina de Castrelos son las inmediaciones del río en Porto Loureiro: “Hai un muro a piques de caer porque a auga busca espazo para saír e a zona non está limpa. Mandouse un escrito á Xunta e responden que non lle corresponde a eles”, explican los vecinos. Asimismo, en el vial de Clara Campoamor, también por el transcurso del río y a raíz de la instalación de unas tuberías, tanto el lavadero como la fuente “quedaron inutilizados porque se formou unha lagoa arredor”. Y en cuanto a limpieza, en el camino hacia la fuente los residentes en la zona denuncian que no se llevan a cabo las tareas de mantenimiento correspondientes.

Si bien reconocen que la parroquia cuenta con los servicios básicos, los vecinos y vecinas de Castrelos demandan una mayor atención al rural para solventar situaciones como que, en el Camiño Viloura, “haya tramos por los que no pasa una ambulancia y los enfermos tengan que salir en una camilla tapados por un paraguas, como ocurrió hace poco, y todo porque no se amplía el vial”, afirman.

[object Object]

Hace más de cuatro décadas, por inquietud de los residentes en la parroquia, nació la asociación de vecinos que en sus orígenes tan solo era una gestora. Los mayores recuerdan que para poder inscribirla hubo que incluir en la nomenclatura el “Santa María” y así surgió la Asociación de Veciños Monte da Mina de Santa María de Castrelos.

En la actualidad, la entidad cuenta con alrededor de 700 socios y entre las principales actividades que ofertan destacan cursos de memoria para las personas de la tercera edad, talleres de risoterapia, cursos de gimnasia de mantenimiento, yoga, defensa personal, acordeón, tapicería, pintura al óleo o bolillos. A lo largo del año tampoco faltan las excursiones de varios días, que suelen concluir con la degustación de un buen cocido en la feria de Padrón. La falta de relevo generacional para dar continuidad al importante trabajo que realiza la asociación es una de las principales trabas que detecta la directiva actual.