Laringitis y gastroenteritis: los virus estacionales se dejan sentir entre la población pediátrica

Los contrastes del otoño ya pasan factura a los más pequeños en el área

Patología respiratoria y digestiva son las más frecuentes

Escolares a la salida de las clases en el centro de Vigo.

Escolares a la salida de las clases en el centro de Vigo. / Ricardo Grobas

C. S.

“Vigilad bien, que hay mucho virus de gastro”. Mensajes como este se han sucedido estas semanas en los grupos de WhatsApp de padres y madres de escolares vigueses ante un importante volumen de casos de niños afectados por vómitos e intenso dolor abdominal, así como por infecciones respiratorias. Si bien es cierto que la gastroenteritis vírica se puede dar a lo largo de todo el año, a partir de los meses de octubre y noviembre es el período en el que aumenta su incidencia de forma considerable, llenando las consultas de urgencias hospitalarias y de los centros de salud.

En las últimas semanas, la casuística de patología gástrica y respiratoria se ha dejado sentir entre la población pediátrica del área de Vigo, si bien profesionales sanitarios apuntan que “entra dentro de lo normal para la época”. El servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital Álvaro Cunqueiro soportaba en la tarde de ayer un volumen importante de pacientes y profesionales del área destacaron que, aunque no están detectando un aumento significativo, hasta hace un par de semanas sí se registraron entradas de niños con laringitis “bastante exageradas”, algo que llamó la atención del personal sanitario.

En la línea de todos los años, salvo el ejercicio pasado, cuando los virus estacionales experimentaron un insólito adelanto, los contrastes característicos de la temporada de otoño ya pasan factura a los más pequeños de la casa que, principalmente, se ven afectados por patología respiratoria y digestiva y cuyos contagios son frecuentes en el ámbito escolar, de ahí que el profesorado pida a padres y madres extremar las precauciones durante esta época.

La gastroenteritis es una infección que cursa con inflamación del revestimiento interno del estómago y el intestino, y que puede estar causada por virus, bacterias, parásitos, toxinas químicas y fármacos. Los síntomas que más están presentando en la actualidad los pacientes pediátricos en el área son vómitos y un intenso dolor abdominal, una infección vírica que en muchos núcleos familiares también se está extendiendo a los adultos.

En cuanto a la patología respiratoria, la hinchazón e inflamación de la laringe es la infección que más han detectado hasta ahora los profesionales del área entre la población pediátrica, una casuística que en las últimas dos semanas ha ido reduciéndose paulatinamente para dar paso a otro tipo de procesos víricos.