Camões, 25 años de fraternidad lusa en Vigo

El Centro Cultural Portugués cumple un cuarto de siglo tendiendo puentes entre la comunidad gallega y portuguesa desde la ciudad

De izquierda a derecha, CéliaMendes, Ricardo Victória y Cristina Caetano.

De izquierda a derecha, CéliaMendes, Ricardo Victória y Cristina Caetano. / JOSÉ LORES

Carolina Sertal

Carolina Sertal

En el año 1998 abrió sus puertas a la sociedad viguesa en un espacio privilegiado de la ciudad, un palacete urbano datado en el siglo XV que está considerado como una de las edificaciones laicas más antiguas de Vigo. Han pasado ya 25 años desde que el Concello firmó la cesión de los usos de la Casa Arines al Centro Cultural Portugués del Camões, Instituto da Cooperação e da Língua, y desde ese emblemático edificio vigués la institución lusa ha trabajado para continuar tendiendo puentes entre Galicia y Portugal, a través de la dinamización cultural y lingüística.

Para celebrar un cuarto de siglo de fraternidad lusa en Vigo, el instituto acogió ayer la inauguración de una exposición retrospectiva de todas las actividades que se han impulsado durante los últimos 25 años desde la institución, como buena muestra de los lazos de amistad que se han creado entre ambas comunidades a través de la producción artística y del idioma. La ceremonia de inauguración fue oficiada ayer por el vicepresidente de O Camões, Ricardo Victória, quien se desplazó a Vigo desde Lisboa para poner en valor el “meritorio traballo” que desarrolla la representación de la entidad en la ciudad olívica que, según afirmó, está asentada sobre tres pilares indispensables: “A área cultural, a de promoción e divulgación da lingua e a de cooperación. Estas son as tres competencias e áreas de interese que se reúnen nun só organismo público e que fan única a súa presenza na cidade de Vigo”, aseguró Ricardo Victória.

A nivel artístico e cultural non só se imparte formación, senón que se desdroban en iniciativas creativas que aproximan ambas culturas

Acompañado por la directora de Serviços de Cultura, Cristina Caetano, y por la responsable de O Camões en la ciudad, Célia Mendes, el vicepresidente de la entidad que se ocupa de promocionar el idioma y la cultura portuguesa a nivel internacional hizo referencia a que “esta exposición é unha homenaxe ao centro e tamén ás persoas que o dinamizan. Temos aquí un traballo que é moi diverso, porque tocan todas as áreas culturais e lingüísticas dos dous países. A nivel artístico e cultural non só se imparte formación, senón que se desdroban en iniciativas creativas que aproximan ambas culturas, dende teatro, cinema, literatura e tamén música”.

Ricardo Victória destacó que si el Centro Cultural Portugués en Vigo ha tenido la oportunidad de consolidarse y echar raíces en la ciudad olívica ha sido gracias “á iniciativa da propia comunidade local, xa que foron os propios cidadáns portugueses que viñeron a Vigo procurando un espazo para promocionar a lingua portuguesa e que o resto da comunidade tivera a posibilidade de aprendela, o cal é un traballo altamente meritorio por parte das persoas que impulsan o centro na cidade”. Asimismo, el portavoz de la entidad señaló que el principal objetivo del instituto es “seguir crecendo, tanto en presencia como en visibilidade” y, en este sentido, Ricardo Victória anunció que están en negociaciones para lograr que parte del alumnado que realiza sus formaciones en el centro obtenga la certificación correspondiente.

O obxectivo do Instituto é seguir medrando en presencia e visibilidade

Otro de los principales cometidos de O Camões es constituir el medio de divulgación para hacer llegar a toda Galicia la producción artística portuguesa contemporánea. En este sentido, Ricardo Victória avanzó que el próximo año también será especial para el Instituto Camões, puesto que se cumplirán 50 años de la Revolução dos Cravos, que llevó a Portugal a la transición democrática, y se desarrollarán actividades relacionadas con la efeméride en el centro vigués. Asimismo, próximamente también se celebrarán actos vinculados a la entrega del Premio Nobel a José Saramago en 1998.

Junto a la inauguración de la exposición retrospectiva, el acto en el instituto luso también estuvo marcado por la presentación de un vídeo conmemorativo del 25 aniversario y la representación Eu. Experimento, del grupo de teatro aficionado del Centro Cultural Portugués en Vigo. Por último, siguiendo la tradición, los asistentes participaron en un Porto de Honra, un brindis con el típico vino de la ciudad lusa.