Portugal reserva 2.750 millones del superávit para iniciar la Alta Velocidad de Galicia a Lisboa

El país vecino creará un fondo con los remanentes presupuestarios de los próximos años para poner en marcha la obra

Aprueba un bono de transporte gratis para menores de 23 años

Costa, en un acto la semana pasada en Oporto.

Costa, en un acto la semana pasada en Oporto. / FdV

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

Es el gran reto de Portugal durante la próxima década después de convertirse en un trauma nacional. La construcción de una línea de Alta Velocidad entre Lisboa y Oporto que se extienda hasta Vigo centralizará el grueso de las inversiones del gobierno luso durante los próximos años, por lo que éste ya ha comenzado a prepararse para un escenario en el que el “maná” de los fondos europeos del Plan de Recuperación y Resiliencia (PRR) deje de fluir. Según apuntan varios medios de la prensa del país vecino, el ejecutivo de Antonio Costa creará un “Fondo de Inversiones Estructurantes” que correrá a cargo del superávit presupuestario de los dos próximos años. Este instrumento financiero les dotará de unos 2.750 millones de euros gracias a la emisión de deuda pública, siendo administrado por la Agência de Gestão da Tesouraria e da Dívida Pública (IGCP).

De esta manera, evitará una parálisis similar a la de comienzos de la década pasada, cuando la crisis económica llevó a la quiebra de la empresa pública RAVE encargada de diseñar y construir esta infraestructura. Por este mismo motivo, el Ministerio de Fomento suspendió de forma indefinida la prolongación del Eje Atlántico más allá de la estación de Vigo-Urzáiz, quedando la salida Sur pendiente de avances al otro lado del Miño.

Según las estimaciones gubernamentales, el superávit este año será de unos 2.100 millones de euros (0,8% de todo el Producto Interior Bruto) mientras que los 664 millones restantes llegarán en 2024. Y es que la construcción de la nueva línea de Alta Velocidad es el proyecto estrella de Antonio Costa para revolucionar la movilidad del país y contribuir a los objetivos de descarbonización impuestos por Europa, por loq ue confían en iniciar las primeras obras entre Oporto y Oiã (al sur de Aveiro) a finales de 2025. Para ello, este mes de agosto aprobó la Declaración de Impacto Ambiental en los primeros 71 kilómetros de recorrido, que afectará a 100 viviendas. Solamente en esta primera fase se presupuesta una inversión de 1.650 millones de inversión que reducirá el tiempo de viaje en 50 minutos y aumentará la capacidad de una línea totalmente saturada. Quedan aún pendientes el denominado “Lote B” entre Aveiro y Soure (al sur de Coímbra) y el “Lote C”, que completará el grueso de la inversión de 4.650 millones de euros hasta la freguesía de Carregado, al norte de Lisboa. En este caso, la adjudicación de proyecto y obras será después del próximo verano.

La voluntad del gobierno luso por “ganar” la carrera de la Alta Velocidad con España contrasta con los retrasos que está sufriendo en la que será su primera línea de este tipo. A pesar de estar anunciado para finales de este 2023, los 90 kilómetros entre Évora y Elvas –aptos para tráficos de mercancías y pasajeros a 250 km/h– no tendrán circulaciones hasta el próximo año. De esta manera, desde Terreiro do Paço ya está teniendo en cuenta las posibles consecuencias de una ampliación de la Unión Europea que podría retirar o reducir fondos para Portugal, ya que se estimaba que la mitad de la inversión necesaria llegara a través de esta vía. Cuando a partir de 2026 dejen de llegar los fondos Next Generation al país vecino –podrían aportar hasta la mitad del presupuesto– serán los ingresos de las concesiones de peajes los que permitirán llenar las arcas públicas.

Transporte gratuito

Dentro de las medidas estrella que el gobierno ya ha anunciado para los Presupuestos Generales de 2024 (OEA) la gratuidad del abono del transporte público para estudiantes de Educación Básica y Secundaria (entre 4 y 18 años) y Educación Superior (hasta los 23 años). Además, los menores de esta edad estarán exentos de pagar el equivalente al IRPF (IRS) en su primer año de trabajo. La gratuidad en el transporte público beneficiaría a unos 370.000 jóvenes según los cálculos del gobierno, lo que representa un aumento del 36% respecto a los beneficiarios actuales. El Ejecutivo gastará 126 millones de euros en la medida.

Esta medida sigue la senda de otros países europeos como Italia o Polonia, donde los jóvenes gozan de beneficios en el transporte público que en España se limitan únicamente a los jubilados o mayores de 65 años pese a las diferencias de renta de ambos grupos de edad. Este año el Gobierno puso en marcha la iniciativa de “Verano Joven” con bonificaciones de hasta el 95% para viajes de Media Distancia, aunque no se prolongó en el tiempo pese a su éxito.

[object Object]

La apuesta del primer ministro luso por construir esta infraestructura es decidida. Durante la presentación del concurso público para las nuevas líneas del Metro de Oporto, António Costa aseguró que la línea de Alta Velocidad entre Lisboa, Oporto y Vigo “se va a hacer” pese a las dudas y críticas que genera tras varios intentos frustrados. Mientras mostraba su satisfacción por los resultados de los planes estratégicos en marcha, el jefe de gobierno portugués destacó que “es una inversión gigantesca que está ocurriendo en todo el país y que culminará en una obra que juzgaba que nunca se haría y se va a hacer”. El máximo mandatario del país vecino se mostraba orgulloso en el Auditorio Municipal de Gondomar (distrito do Oporto) por un proyecto que unirá en la próxima década todo el Eje Atlántico “y seguramente un día también al resto de Europa”. Pese a que España se encuentra más adelantada en su fase de estudios, Costa insiste en que podría estar en servicio en 2030.

Claves

  • Superávit presupuestario

    Los primeros 2.750 millones de este fondo que gestionará el gobierno llegarán de los remanentes de este año y 2024.

  • 4.600 millones hasta Oporto

    La línea entre las dos primeras ciudades portuguesas necesitará, como mínimo, 4.650 millones de euros.

  • La importancia de Europa

    Aunque se estimaba que la Unión Europea podría aportar la mitad de la inversión necesaria, una ampliación de la misma podría reducir las ayudas a recibir.

  • Retrasos en Évora

    La que será la primera línea de Alta Velocidad lusa, los 90 kilómetros entre Évora y Elvas, siguen sin una fecha definitiva de apertura.