Los psicólogos privados también están saturados: esperas de hasta dos meses

Ya hay clínicas de pago de salud mental que no aceptan nuevos pacientes y solo dan cita a los que están en tratamiento

La vuelta al cole eleva las consultas en niños y jóvenes

Un menor con problemas de salud mental, a la salida del colegio.

Un menor con problemas de salud mental, a la salida del colegio. / Carlos Ponce

Vigo carece de los medios suficientes para atender la demanda de pacientes con algún tipo de trastorno relacionado con la salud mental. Si ayer FARO apuntaba que las consultas en Atención Primaria de personas con ansiedad, depresión o insomnio han aumentado exponencialmente en los últimos tiempos y la espera para derivarlos a un psicólogo de la sanidad pública puede superar los tres meses, en el ámbito privado también hay demora. Es decir, una persona que se puede permitir pagar por una consulta con un profesional de la salud mental, tendrá que esperar. Muchas clínicas de la ciudad tienen una demora de hasta dos meses.

Es el caso de la psicóloga Adriana Martínez, que atiende a sus pacientes en la calle Gran Vía. “Ahora las agendas están llenas, y por eso le damos preferencia a las personas que ya están en tratamiento y se les da cita para consultas de seguimiento. A nuevos pacientes solo puedo asumirlos si queda algún hueco fruto de una cancelación”, explica esta psicóloga. Es decir, si alguien quiere una primera consulta con ella solo es posible si alguno de sus pacientes habituales cancela alguna cita.

Y en esta situación se encuentran muchas otras clínicas privadas de Vigo, que también le dan preferencia a las personas que tienen en seguimiento, la mayoría de ellas con problemas de ansiedad, fobias o depresión y con edades de todo tipo, desde los veinte hasta los cincuenta años. A ese extremo no ha llegado todavía Emilio López Bastos, psicólogo y sexólogo que atiende en la calle Doctor Cadaval y que tiene una demora de entre tres semanas y un mes. “La demanda ha ido a más prácticamente desde que ha iniciado el año”, explica este profesional.

En cuanto a los niños y los jóvenes, ha habido un aumento de las consultas desde la vuelta al cole. Así lo corrobora Lorena González, psicóloga especializada en adolescentes. “Hubo un parón importante en verano, en agosto todo el mundo está bien. Con la vuelta a las clases y el inicio de la rutina es cuando afloran los problemas, como ansiedad, muy poca tolerancia a la frustración, conflictos de pareja... Y también se están viendo bastantes casos de autolesiones”, explica esta profesional viguesa. Tras ese parón sufrido por el verano, la agenda se le empieza a llenar y aunque de momento la espera que tiene es de solamente quince días, cuenta con que de aquí a final de año se eleve hasta varios meses.

El precio medio de una consulta privada con un psicólogo en Vigo se encuentra entre los cincuenta y los sesenta euros. Hay que tener en cuenta que en función de la situación del paciente, en algunos casos es necesario incluso una sesión por semana, por lo que el desembolso económico es importante. En función del grado de ansiedad o de si existe depresión, lo mejor, tal y como apuntan los profesionales, es combinar la psicoterapia con un tratamiento farmacológico para combatir los síntomas, como ansiolíticos, antidepresivos o algún hipnótico si el paciente tiene problemas para conciliar el sueño.

Los enfermos con patologías relacionados con salud mental que se consideran graves son derivados de forma inmediata a las urgencias del hospital Álvaro Cunqueiro, donde son atendidos de forma inmediata por un psiquiatra y, si es necesario, por la Unidad de Prevención del Suicidio, creada en 2021. Y el objetivo del área sanitaria de Vigo es, además, incorporar un psicólogo a cada centro de salud, pero no hay una fecha estimada de cuándo se podrá llevar a cabo.

La sanidad pública tiene menos de la mitad de recursos a nivel nacional

El 52% de las unidades de Psicología Clínica y Psiquiatría que hay en España se encuentran en la sanidad privada. Además, este sector concentra el 70% de los hospitales de salud mental y adicciones y el 49% de centros sin internamiento. Son datos del informe Aproximación a la salud mental en España desarrollado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) que analiza la aportación que hace el sector en este campo. El informe muestra que, en lo que a camas se refiere, el sector privado cuenta con el 63% del total disponible en este ámbito.

El documento indica que en la actualidad hay registradas 593 unidades de Psicología Clínica y Psiquiatría en los 832 centros del sistema sanitario, de las cuales 311 están en la sanidad privada. El porcentaje de estas unidades en centros privados se sitúa en el 52% desde 2017, es decir, supera a la pública.