Gran Vigo

La mitad de accesos y arterias de tráfico soportan más de 10.000 vehículos al día

El flujo de automóviles creció un 5% tras el fin de la pandemia ante un transporte público ineficaz

Ramón Nieto, García Barbón y el eje Coia-Navia lideran las subidas

Atasco en la Avenida de Beiramar de Vigo este mes de junio

Atasco en la Avenida de Beiramar de Vigo este mes de junio / Marta G. Brea

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

Un urbanismo endiablado producto de su crecimiento del siglo pasado, una orografía complicada y miles de desplazamientos cada jornada provocan que el tráfico de Vigo sea una pesadilla para sus conductores. Y es que según los datos del Concello, la mitad de los accesos y principales ejes de tráfico del municipio cuentan con una Intensidad Media Diaria (IMD) de más de 10.000 vehículos.

El informe elaborado por la UTE ESYCSA-ETRA aborda 48 puntos de control en la ciudad entre los meses de abril y junio: 24 trayectos urbanos, 11 salidas y 14 entradas. Este periodo de tiempo cuenta con varios puntos a favor al no tener las distorsiones en los datos propias de la Navidad o verano, no estar afectado por los últimos coletazos del coronavirus e incorporar las bonificaciones al transporte público. Sin embargo, el tráfico creció un 5% de forma general, siendo ligeramente inferior en el los tránsitos internos.

Los mayores crecimientos en las entradas son a través de la Avenida de Ramón Nieto (entre Pardavila y Cantabria) con el 18,1%, en el eje de la Avenida de Europa y Castelao que conecta Samil, Navia y Coia con el casco urbano (13%) y en la Avenida del Aeropuerto hasta calle Aragón con el 11%. La Avenida de Antonio Palacios hacia Castrelos continúa siendo el vial de mayor tráfico con 19.254 vehículos de media al día. Le siguen la vía de servicio de la Avenida de Madrid hasta la antigua estación de autobuses (14.852) y la vía central hasta San Roque, con 11.851 vehículos.

radio trafico W

radio trafico W / Hugo Barreiro

Les siguen por encima de la simbólica barrera la carretera de Camposancos hacia la ciudad y el vial de Clara Campoamor entre el campus y el Hospital Álvaro Cunqueiro. De las mediciones del Concello desaparecen, respecto al año anterior, los datos del acceso en Alfonso XIII o en la Avda. de la Marina Española a su paso por Teis y la AP-9 aporta una cifra similar a la barrera indicada entre la salida de Buenos Aires (6.052) e Isaac Peral (4.606).

En lo que se refiere a las salidas el mayor crecimiento es el de García Barbón entre Isaac Peral y Sanjurjo Badía, con una subida del 17,28% en sentido Teis a pesar de ser la que presenta una menor IMD con apenas 4.673 coches al día. En este caso la salida más transitada es la VG-20 a su paso por el túnel de Valladares con 15.396 coches al día, repitiéndose el orden de las entradas con Antonio Palacios hacia la vieja estación de autobuses (14.768) y los dos viales de la Avenida de Madrid (12.838 y 11.961). Al haber menos alternativas también son más las que superan el umbral de los 70.000 vehículos semanales. Es el caso de la Travesía de Vigo hacia Redondela, la Avenida de Castelao hasta Tomás Paredes o la carretera de Camposancos.

Regreso a la Gran Vía

Dentro de las travesías internas por los principales ejes la situación no mejora pese a las bonificaciones en el autobús urbano o la implementación de ascensores, rampas y escaleras mecánicas. La Gran Vía se ratifica como la calle con mayor tránsito en los cuatro segmentos analizados: de Hispanidad hacia Plaza de España (22.209, el más alto de la red), Hispanidad hacia Sevilla (17.998, el cuarto), Ecuador a Paraguay (14.864) y Urzáiz a María Berdiales.

El fin de los desvíos y retenciones por las obras de las rampas mecánicas en su mediana ha propiciado que en estos dos últimos tramos el tráfico se dispare un 30% respecto a 2022. Esto ha provocado ligeras caídas en sus itinerarios alternativos. Es el caso de Pizarro (-4,96% hasta los 9.763) o la calle Coruña hacia Beiramar (9.701 vehículos y -4,61%)

Las otras calles que presentan tráficos notables debido a su carácter de “arteria” y la falta de alternativas en transporte público o sostenible son la Avenida de Castelao (con más de 13.000 vehículos y subida del 3%), Castrelos (picos de 20.000 coches hacia Balaídos) o Martínez Garrido, que se estanca.

Según el informe de la empresa contratada por el Concello, la calidad de la circulación fue buena (55%) o muy buena (35%) en las 40 calles analizadas, siendo solamente regular en cuatro de los casos analizados varios días: de Plaza de España a Alfonso XIII, de Citroën a Beiramar, Travesía de Vigo y Avda. de Madrid.

La mitad de accesos y arterias de tráfico soportan más de 10.000 vehículos al día | MARTA G. BREA

La mitad de accesos y arterias de tráfico soportan más de 10.000 vehículos al día | MARTA G. BREA / Víctor P. Currás

Llegar tarde a clase por el Vitrasa

Si la situación del transporte interurbano ha rozado el colapso con el nuevo curso escolar tanto en trenes como autobuses, dentro de la ciudad la situación es incluso peor. Los paros convocados por los trabajadores de Vitrasa para lograr una actualización de su convenio han provocado la supresión de varias frecuencias a primera hora de la mañana. Es por ello que cientos de estudiantes de la ciudad denuncian que, o bien ha tenido que pasarse al coche, o bien están llegando tarde a clase.

El carril bici llega crece un 32% pero no llega a los 2.000 usuarios mensuales

Uno de los motivos por los que el vehículo particular continúa siendo mayoritario es el uso casi marginal del carril bici. Pese a la puesta en marcha de 6 kilómetros de estas infraestructuras por parte del Concello –a los que habría que sumar la Vía Verde o los de Beiramar del Puerto– estos apenas suman 1.934 usuarios mensuales de media.

Según la memoria elaborada por el Concello los tramos de la Avenida de Camelias son los más empleados, con un pico de hasta 437 vehículos al día entre Doctor Marañón y calle Venezuela, logrando duplicar además sus datos hacia Plaza América. Los crecimientos más destacados llegan en los dos tramos de Pizarro (más de un 40%) y en la Avenida de Castelao es sostenido con un 20% en cuatro tramos.

Por su parte, los tramos de Travesía de Vigo entre Buenos Aires y Aragón siguen siendo de uso completamente marginal (menos de 50 al día) e incluso registran caídas de hasta el 20%.