Carmen Rodríguez | Docente de la UVigo

“Estamos obteniendo nuevos nanomateriales y realizando pruebas en células tumorales”

La investigadora está al frente del único grupo español en “Perseus”, un proyecto que busca nuevas terapias contra el cáncer metastásico

Carmen Rodríguez Argüelles, representante de la UVigo en el proyecto “Perseus”.   | // RICARDO GROBAS

Carmen Rodríguez Argüelles, representante de la UVigo en el proyecto “Perseus”. | // RICARDO GROBAS / Carolina Sertal

Carolina Sertal

Carolina Sertal

Dirigido por el Consejo Nacional de Investigación de Italia y con un financiamiento de 2,7 millones de euros por parte del Consejo Europeo de Innovación, el proyecto “Perseus” busca en la actualidad dar con una nueva terapia frente al cáncer metastásico a través de nanomateriales activados por rayos X. La docente de la Universidad de Vigo Carmen Rodríguez Argüelles es la investigadora principal del único grupo español que participa.

–¿Qué papel juega el grupo de la Universidad de Vigo en este proyecto europeo?

–Somos el único grupo de España que participa en el proyecto “Perseus” y nuestra función es sintetizar nanopartículas metálicas empleando métodos que denominamos de química verde. Hemos trabajado con sustancias naturales, tales como algas, bagazo de vino o berzas, entre otros, obteniendo nanopartículas metálicas. La ventaja de este método radica en que no utilizamos tóxicos, normalmente trabajamos con agua, y eso hace que los nanomateriales que obtenemos puedan ser aplicados, por ejemplo, en medios biológicos para comprobar que son antitumorales, porque no producen toxicidad. En concreto, en este proyecto estamos ejecutando dos tareas: la síntesis de estas nanopartículas metálicas y trabajar con fotosensibilizadores. Estos últimos son sustancias que se introducen en el organismo y que no tienen ninguna actividad hasta que son activadas, normalmente por luz o rayos X. Lo que buscamos son nuevos nanomateriales que puedan emplearse para prevenir o curar cáncer metastásico, que puede ser de mama, de pulmón...

–Se centra en procesos oncológicos escogidos por ser “poco manejables”.

–Exacto, la idea es esa. Nosotros nos ocupamos de esa parte en la que se busca otros nanomateriales, pero otro aspecto importante del proyecto es el de la posible utilización de los rayos X para activar ese compuesto que se introduce en el organismo en la zona en la que tiene que actuar. ¿Por qué rayos X? Porque es fácil de acceder a estos equipos, incluso en países menos desarrollados, con lo cual, si esto funciona sería una buena forma de acceder a una terapia menos costosa que con otros aparatos y que muchos países no tienen.

–¿Cuál es el itinerario a seguir?

–Arrancamos en marzo y en este momento estamos varios grupos obteniendo varios nanomateriales por distintos métodos y realizando una primera prueba en células tumorales para ver cómo se comportan. También estamos trabajando para meterlos en micelas: introducimos en ellas el compuesto, lo que facilita su llegada al lugar en el que está el tumor para que, una vez allí, podamos “romper” esa micela y soltar el producto. En este momento estamos en esa fase de trabajo y nos reunimos con bastante frecuencia, estuve en Italia a finales de mayo e intentamos ponernos al día y hacer sugerencias. La siguiente fase sería probar ya en cultivos celulares en dos dimensiones, que se parecerían más a lo que tenemos en el cuerpo. Esto se llevará a cabo en cuanto acabemos el plan dos, algo que en realidad nunca termina porque nunca dejamos de investigar. En Vigo nos ocupamos de la química verde, de los nanomateriales por métodos verdes, y los enviamos a otros grupos como al de Israel, que hace las micelas, o al de Italia, que se ocupa de ensayos antitumorales en algunas células. El tiempo de proyecto son cuatro años y nuestro grupo estará todo ese tiempo trabajando. En el último centraremos resultados y mientras tanto hacemos publicaciones científicas.

–Este proyecto es todo un reto, ¿qué implica para la Universidad de Vigo poder formar parte del mismo?

–La Universidad de Vigo solo estuvo en dos proyectos europeos este año, uno es de David Posada y el otros es en el que participo yo. Es interesante que la universidad tenga presencia porque se establecen relaciones internacionales. Nuestra universidad es joven, pero se están llevando a cabo investigaciones serias en distintos campos y nuestros grupos están escalando posiciones. Trabajar en proyectos internacionales amplía nuestras opciones. Llevo más de 30 años colaborando con grupos de Italia e Portugal y estas experiencias mejoran la Universidad de Vigo y la investigación.