Gran Vigo

La supresión de casi 90 trenes semanales hacia Ourense y Pontevedra satura el bus

Las rutas desde Guixar no recuperaron los servicios previos a la pandemia pese a la demanda por los bonos gratis

Usuarios denuncian que los refuerzos son insuficientes

Viajeros en un tren de Media Distancia en Guixar. |   // FARO

Viajeros en un tren de Media Distancia en Guixar. | // FARO / Víctor P. Currás / B. Melchor

Un nuevo arranque del curso escolar ha vuelto a constatar la saturación que vive el transporte público desde Vigo hacia el resto de ciudades gallegas. Y es que a pesar de que la movilidad ha superado los niveles previos al estallido de la pandemia, un total de 89 trenes semanales con origen o destino Vigo no se han recuperado desde entonces. Estas relaciones unen en horarios claves a la urbe con Pontevedra, Tui, Ourense o Ponferrada, permitiendo ser usada por trabajadores y estudiantes en días laborables.

Fuentes de Renfe confirman que su intención es programarlas “lo antes posible”, siempre y cuando la disponibilidad de material rodante –al límite debido a la situación del taller de Redondela– y personal lo permitieran.

En marzo la operadora pública recuperaba 2.600 plazas semanales desde la estación de Guixar al reprogramar tres frecuencias de regionales con Santiago de Compostela. Esta relación también se vio aliviada gracias a las conexiones de Vilagarcía de Arousa con la capital repuestas en esas mismas fechas.

Este mismo martes comenzó la XVII Promoción del Curso de Aspirantes a Maquinista de Renfe con cerca de 300 alumnos repartidos en 11 centros, incluido el de Santiago.

En el Eje Atlántico siguen sin circular los seis trenes diarios que unían la estación de Guixar y Pontevedra por la mañana (7.25 y 8.05), mediodía (12.10 y 13.50) y tarde (17.25 y 18.40 horas). Gracias a ellos, los trayectos intermedios en el recorrido de media hora quedaban liberados en los trenes rápidos.

Como muestra, este lunes se juntaron más de 300 pasajeros en la estación de Urzáiz para el madrugador” que salía hacia A Coruña a las 6.40 horas. También sigue sin recuperarse, pese a su utilidad, el que partía de Guixar a Santiago a las 22.30 horas.

Peor es la situación hacia el sur y el este. De la decimonónica línea del Miño han desaparecido los cuatro trenes diarios que conectaban con Tui y Valença do Minho, mejorando la conectividad con Portugal. Y aunque la llegada de la Alta Velocidad ha aumentado las frecuencias y reducido tiempos a Ourense con el rodeo por Santiago, han desaparecido los seis Trenhotel semanales que unían la ciudad con Madrid vía León en horario nocturno y el Intercity diario hacia el País Vasco. En estos casos, Renfe ha reiterado su negativa a su regreso.

Horas de espera en las intermodales

Y ante la frustración por no poder reservar billetes se suma la de no poder embarcar en los autobuses en las mismas estaciones intermodales. “Caótico y desesperante”, resumía viajera sobre lo que tuvo que vivir el viernes en Ourense para coger un bus que la dejase en Vigo. Llegó a las 14.50 horas a la terminal para situarse en las primeras posiciones y poder subirse al Monbús de las 15.15 horas –que llegó unos 5 minutos tarde–, pero no pudo irse hasta pasadas las 16.30 horas: se llenaron tres autocares antes con gente que había comprado billete.

Esta situación se repetía en la estación de Urzáiz.“Tanto fomentar el transporte público y no están a la altura”, afirmaba un viajero ante la escasez de plazas en autobús en la línea pública entre Pontevedra y Vigo. Él y otros viajeros han informado a FARO de que llevan varios días viéndose afectados por la falta de asientos libres. “Muchos no llegan a trabajar” y otros al final tienen que optar “por ir en nuestros propios coches”.