Los GEO abordan un pesquero cargado con casi 2.300 kilos de cocaína frente a Cíes

El Bestarruza, de Ferrol y 12 metros de eslora, fue trasladado a Vigo con sus cuatro tripulantes detenidos, dos de ellos albaneses que pertenecerían a la organización que traía la droga

M. F. / A. L.

Los grandes golpes al narcotráfico se suceden uno tras otro. Y el último se desarrolló ayer mismo en plena madrugada cuando la Policía Nacional, en un operativo en el que participó una de sus unidades de élite, los GEO, abordó frente a las islas Cíes un pesquero cargado con casi 2.300 kilos de cocaína distribuidos en un total de 84 fardos.

El alijo iba a bordo del Bestarruza, una pequeña embarcación con puerto base en Ferrol (A Coruña) en la que también fueron detenidos sus cuatro tripulantes: un gallego y un caboverdiano, así como dos albaneses que pertenecerían a la organización que iba a introducir el estupefaciente. Dadas las escasas dimensiones del barco, todo apunta a que recogió la droga en alta mar del buque que hizo la larga travesía desde Sudamérica para transportarla hacia las costas gallegas.

La de ayer es la tercera embarcación cargada de polvo blanco que se intercepta rumbo a Galicia en un período de apenas mes y medio: el 22 de julio fue abordado el pesquero Sophie en un dispositivo que se saldó con la intervención de 450 kilos de cocaína y 26 detenidos y en agosto cayó en Camariñas (A Coruña) el palangrero Nuevo Furuno con otros 1.300 kilos más, aunque en este último caso solo se practicó un arresto.

De nuevo la investigación policial ha dado sus frutos. La operación que acabó con el apresamiento del Bestarruza fue impulsada por la la Fiscalía Especial Antidroga y está dirigida por la Audiencia Nacional.

Intervención excepcional

Desarrollada por la Policía Nacional, junto a GRECO y UDYCO, unidades especializadas en la lucha contra el narcotráfico, en el abordaje en el mar participaron los GEO y, algo que es excepcional en este tipo de operativos, el Ría de Vigo, perteneciente a una empresa privada y que al filo de la medianoche llegó a 40 millas fuera del archipiélago de las Cíes para remolcar la embarcación.

Generalmente esta labor se encomienda a patrulleras pertenecientes a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado especializadas en este tipo de operaciones, como el Petrel I, que fue el que por ejemplo intervino en el operativo con el pesquero “Sohie” en julio, capturado en aguas de Cabo Verde y trasladado, como en el caso de ayer, al puerto vigués para el pesaje y descarga de la droga.

Registro y pesaje

Ayer, tras la llegada a Vigo del pesquero con las dos toneladas de cocaína, los detenidos fueron trasladados a los calabozos de la comisaría de Álvaro Cunqueiro, desde donde, ya por la tarde, los llevaron de nuevo al barco para realizar el registro a bordo y una cuantificación más exacta de la droga.

El pesaje arrojó un resultado de 2.284 kilos de cocaína. El registro, en el que actuó por exhorto la comisión del juzgado de guardia de Vigo, empezó a las cinco de la tarde y se prolongó durante dos horas y media. Los cuatro detenidos estuvieron asistidos por abogados de oficio y entre los presentes había una agente de la DEA norteamericana, organismo que también tuvo peso en la investigación.

Los detenidos pasarán a disposición judicial entre hoy y mañana. Una de las cosas que llamó la atención de este dispositivo fueron las pequeñas dimensiones del Bestarruza, una embarcación con puerto base en Ferrol que recibió el alta definitiva en el Registro General de la Flota Pesquera el 1 de marzo de este mismo año. Está censada en la modalidad de artes menores en el Cantábrico noroeste y cuenta con un motor de 50 caballos.