mariana carballal | Actriz y directora; Viguesa Distinguida 2023

“Si un hombre dirige una película mediocre puede en unos años hacer otra; una mujer ya no”

La también profesora de la ESAD de Vigo recibe el galardón como un aplauso a toda la cultura audiovisual: “Es un motor para la ciudad”

LA ACTRIZ Y DIRECTORA MARIANA CARBALLAL.

LA ACTRIZ Y DIRECTORA MARIANA CARBALLAL. / LA ACTRIZ Y DIRECTORA MARIANA CARBALLAL.

Una mujer todoterreno en el mundo de las artes escénicas que espera poder rodar su película “a los 65 años”. Esta es Mariana Carballal, actriz, directora, profesora y ahora también Viguesa Distinguida precisamente por esta trayectoria en la pequeña y gran pantalla, y cuyo talento proyecta ahora sobre los escenarios de la Escola Superior de Arte Dramática de Galicia (ESAD), ubicada en Vigo.

–¿Qué supone para usted recibir un reconocimiento de su ciudad de adopción?

–La emoción fue muy grande. Yo estaba de viaje camino a una entrega de premios cuando recibí una llamada del alcalde de Vigo anunciándome el galardón. Y fíjate que aún le dije “pero si yo soy de Ourense”; y me respondió “y yo de Ponteareas” y me avanzó que este galardón es un homenaje a la trayectoria y labor profesional y personal de las personas. Yo, como profesora de la ESAD aquí en Vigo, tengo mucho que agradecer por este reconocimiento, y no solo por mí, sino como reconocimiento a todo el personal vinculado al audiovisual gallego y a la cultura. Como también a mi compañera María Castro, mujer y actriz con grandes valores con la que he coincido en múltiples ocasiones. Me siendo muy orgullosa de este reconocimiento, no terminaba de creérmelo.

–Ha participado en multitud de series, películas, tanto como actriz y directora, pasión que ahora compagina con la docencia. ¿Qué le ha reportado cada una a Mariana?

–Yo creo que dependen mucho de los momentos de la vida. Me gusta recordar que la serie Libro de Familia la arranqué yo con el casting, dirigí los 50 primeros capítulos, y creo que fue sino a primera la segunda serie dirigida por una mujer en Galicia. Luego también dirigí una sitcom, Escoba, en la que todas las protagonistas eran mayores de 60 años. Y eso es importante, hablamos del edadismo y que las mujeres mayores de 60 años estamos infravaloradas, que realmente estamos en una estadía de sabiduría en la que creo que se desperdicia parte de la misma. Yo todo eso lo hice, y en ese momento me fascinaba ser directora. Hubo un tiempo que mi cabeza no dejaba de crear proyectos. Luego como actriz era feliz yendo de una serie a otra. Esa vida me fascinó y ahora la enseñanza me encanta. Me gusta mucho crecer en el aula con el alumnado, poder transmitir parte de tu conocimiento y como ellos los recogen y lo van ampliando. Tengo un alumnado exitoso, imagínate el orgullo de tener un alumno como Chechu Salgado que logró un Goya el año pasado. Es un orgullo, el talento y el trabajo es de ellos pero tu fuiste parte de él. Tenemos una suerte infinita que la ESAD esté en Vigo, es un motor para la ciudad, porque es importante generar en toda profesión relacionada con las artes vivas pedagogía, ética y trabajar con claves feministas para hacer una sociedad mejor. Nosotros desde los escenarios tenemos responsabilidad. Transmitimos mensajes que luego repercuten y hay que cuidar lo que hacemos.

–¿Sigue habiendo mucha discriminación en el ámbito artístico?

–Sí, antes siempre nos decían ‘eso es lo que a ti te parece’ y ahora ‘estáis en todas partes’ , y tu dices no por repetir esa frase se va a convertir en verdad. Las estadísticas no cambian, sigue habiendo un porcentaje mínimo de mujeres como directoras, cómo es posible si además hay muchas acciones positivas para las mujeres. Porque al final el dinero que es el que hace películas sigue en el mismo lugar. Mientras las conciencias que manejan estos espacios no entiendan que es necesario que la sociedad sea justa nada va a cambiar. Si la mujer es el 50% de la sociedad, deberíamos tener este porcentaje de posibilidades. Y luego hablan del talento... ¿Quién ha comprobado que tenemos menos? Nadie, lo que sí se ha comprobado es que teniendo el mismo talento van ellos por delante. Y muchos que no lo tienen, también. Si un hombre dirige una película mediocre, a los dos o tres años está con otra. Si eso le pasa a una mujer, no hace otra.

–¿Tiene garantiza el titulado en cualquier disciplina artística su transición a la vida profesional?

–Es un problema casi general, acotándolo al territorio de las artes escénicas nosotros vivimos en el territorio que vivimos, con unas estructuras culturales o instituciones que tienen que ampliarse o cambiar para acoger la gran cantidad de talento que se están formando en este momento. En nuestra escuela oficial que cada año titula a un número importante de profesionales, darle una salida laboral es complejo. De todas formas diría que las artes escénicas no están relacionadas con el funcionariado, es decir, nuestra trabajo no es constante, depende de que alguien te contrate, de generar tu espectáculo, siempre vas a depender de que te subvencionen... Tiene unas condiciones difíciles para las personas que empieza. Siempre les digo que se asocien, que creen cooperativas. Y luego reclamarle a las instituciones que tienen que hacer algo más con la cultura. Tenemos el talento, hay que hacer más.