A Mongolia en un coche de 40 años

El vigués Miguel Varela se prepara para recorrer 20.000 kilómetros y 20 países en un rally benéfico contra la deforestación y el cambio climático

El vigués Miguel Varela con el coche con el que recorrerá 20.000 kilómetros en el rally a Mongolia.

El vigués Miguel Varela con el coche con el que recorrerá 20.000 kilómetros en el rally a Mongolia. / FdV

Carolina Sertal

Carolina Sertal

Ni es un experto en coches ni hasta la fecha ha participado en una experiencia similar. La única aventura que considera que podría estar a la altura de la que vivirá dentro de unos meses es la que disfrutó junto a su amigo Fernando Rodríguez-Mata: una prueba que consistía en llegar desde un punto de Europa a otro en el menor tiempo posible y sin gastar ni un euro. Su reto fue Burdeos-Ámsterdam y lo conquistaron en 26 horas haciendo autostop, colándose en trenes, durmiendo en la calle y consiguiendo comer gracias a la generosidad de algunas personas con las que se cruzaron.

Pero la hazaña que ahora le espera, “es la madre de todas las experiencias”, puesto que el vigués Miguel Varela deberá recorrer 20.000 kilómetros hasta Mongolia en un “rally” en el que objetivo no es llegar primero, sino cruzar la meta de una pieza.

De izquierda a derecha, Fernando Rodríguez-Mata, Patricia Salmerón y Miguel Varela.

De izquierda a derecha, Fernando Rodríguez-Mata, Patricia Salmerón y Miguel Varela. / FdV

A bordo de un Renault 18 GTD del año 1981, que este joven adquirió a un coleccionista de clásicos en Marín y que ha rebautizado con el nombre de “Watusi”, Miguel realizará junto con su compañero de facultad Fernando Rodríguez, y también con Patricia Salmerón, una travesía en la que el mapa de ruta los llevará a cruzar 20 países desde la República Checa hasta Ulán Bator, la capital de Mongolia, en el marco del denominado “Mongol rally”, una de las aventuras benéficas “organizadas” más intensas y divertidas a nivel internacional que todos los años parte desde Europa.

“Esta es una de las experiencias modernas más interesantes que se pueden vivir en la actualidad. En primer lugar, por la gran variedad de países que vamos a visitar a lo largo de las cuatro o cinco semanas que tenemos previsto que dure el viaje, ya que pasaremos por toda Europa, Turquía, Georgia, Azerbaiyán, Irán, entre otros, hasta Mongolia. La organización de momento todavía está definiendo la ruta, por la situación política actual, ya que además de la guerra de Ucrania, Azerbaiyán está bombardeando Armenia y Turkmenistán está cerrado por el COVID, por lo que tendrán que establecer la mejor ruta posible”, cuenta Miguel Varela.

La gracia está en que en el camino seguramente tendremos que solucionar diferentes problemas de mecánica

Para este joven vigués, otro de los atractivos que hacen interesante al “Mongol rally” es el hecho de que el viaje debe efectuarse en un coche antiguo. En este sentido, Miguel señala que “es otra parte bonita de la experiencia, porque tienes que conseguir un coche viejo y desgastado y tienes que prepararlo para que te lleve hasta Mongolia. La gracia está en que en el camino seguramente tendremos que solucionar diferentes problemas de mecánica que puedan surgir y no somos expertos”.

Y por pasar, tal y como reconoce este vigués, “¡puede pasar de todo!”. Así, Varela señala que “es posible que lleguemos a Mongolia con el coche al 100%, que nos dé algún problema y tener que llevarlo al taller o que en medio de algún país nos deje tirados y tengamos que volver en avión”.

Por último, Miguel Varela destaca el carácter solidario de esta iniciativa que, en esta ocasión, destinará todos los fondos recaudados a la lucha contra la deforestación en las selvas tropicales del planeta y contra el cambio climático.

En esta nueva edición, que se celebrará a partir del próximo mes de julio, participarán 400 vehículos y Miguel, Fernando y Patricia formarán un equipo que han decidido llamar “Maloserá” y relatarán su experiencia a través de las redes sociales, para dar a conocer este rally y también “para que nuestras madres estén tranquilas”, comenta entre risas.

Para este joven vigués, “este va a ser el gran viaje de nuestras vidas; conocemos a alguna persona que ya lo ha vivido y que lo describe como una experiencia épica por la aventura, los paisajes y por la gente que encontraremos”, concluye.