El Juzgado de lo Penal 3 de Vigo celebra hoy la vista contra los cuatro acusados que durante la pandemia simularon ser médicos que acudían a domicilios a tratar a pacientes de COVID. La Fiscalía pide para los cuatro acusados un total de 37 años de prisión por delitos de robo con violencia en casa habitada, un delito menos grave de lesiones, un delito leve de lesiones y un delito continuado de estafa en grado de tentativa. Presuntamente, los acusados acudieron a casa de un matrimonio de ancianos disfrazados y les dieron éxtasis para robarles en el domicilio.

A mayores, para dos de los procesados, que son hermanos y conocían con anterioridad a la víctima por frecuentar la tienda de numismática que regenta en la ciudad, también solicita la fiscal una orden de alejamiento del varón así como del negocio durante tres años.