Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El traslado a la Ciudad de la Justicia alcanza su ecuador: ya hay 29 juzgados y llega la Audiencia

La mudanza de la Sección Quinta, que se mueve esta semana junto con la Sexta, es compleja por la ingente cantidad de archivo "vivo" | Son ejecutorias de 500 condenados que cumplen todo tipo de penas, algunos desde hace 20 añosu

Personal trabajando en el traslado de la Ciudad de la Justicia. Marta G. Brea

El traslado a la Ciudad de la Justicia de Vigo ha alcanzado su ecuador. Un total de 29 juzgados, de los 40 con los que cuenta la ciudad, ya están en la nueva sede de Pizarro. Allí se va ganando vida y en la calle Lalín ya es notorio que la actividad cada vez es menor: el edificio viejo está casi vacío y, aunque aún hay trajín diario, empiezan a verse pasillos prácticamente vacíos. Con este contexto como telón de fondo, esta semana resulta clave ya que se mudan las dos salas de la Audiencia, la Sección Quinta especializada en penal y la Sección Sexta que lleva materia civil. La primera en hacerlo es la Quinta, en donde ayer, en las oficinas que ocuparon durante las últimas dos décadas, vivían una jornada ajetreada dada la ingente cantidad de expedientes y piezas de convicción (pruebas de delitos) que tendrán que llevar consigo. Y precisamente por este motivo el traslado de esta sección es uno de los más complejos: junto a las causas que se encuentran a la espera de juicio –algunos de los cuales suman tomos con miles de folios–, deben llevar todo su archivo “vivo” de ejecutorias, que son la friolera de más de 300 procedimientos relativos a casi 500 condenados que, a día de hoy, están cumpliendo todo tipo de penas –o las tienen suspendidas–, en algunos casos desde hace dos décadas, como ocurre con varios que llevan desde 2003 pagando, mes a mes, indemnizaciones por delitos cometidos.

Los empleados de la empresa de mudanzas a la que se encomendó el traslado a la nueva sede, que arrancó el 24 de octubre del pasado año y concluirá el próximo 14 de abril, estuvieron toda la mañana de ayer cargando cajas de expedientes judiciales de la Sección Quinta para llevarlas a la Ciudad de la Justicia. “Es uno de los traslados sin duda con más documentación”, confirmaba, bastante atareado, uno de estos trabajadores. Los magistrados, la letrada de la Administración de Justicia y los funcionarios con los que cuenta esta sala se irán hoy para Pizarro y los de la Sexta lo harán el jueves: ambas secciones estarán ubicadas en la planta sexta de la gran torre.

Cajas con expedientes de la Sección Quinta de la Audiencia, ayer, preparadas para su traslado a la Ciudad de la Justicia con motivo de la mudanza de esta sala penal. Marta G. Brea

La Sección Quinta celebra juicios por delitos graves penales, entre ellos los encomendados al jurado popular, y se encarga también de ejecutar las penas una vez ya hay condena firme. Una de sus características es precisamente que cuenta con una gran cantidad de archivo “vivo” que debe estar en las oficinas, junto al personal, para acceder al mismo para cualquier trámite. De ahí la gran cantidad de papel que entra ahora en juego en la mudanza. Por un lado están los juicios que aún tienen pendientes de celebrar, que con frecuencia son causas voluminosas. Un claro ejemplo son los casos de homicidio o asesinato –este marzo, por ejemplo, celebrarán el juicio por el crimen del trapicheo de drogas ocurrido en 2021 en Chapela (Redondela)–, pero esto ocurre asimismo con procedimientos por otro tipo de delitos, como el de los decodificadores pirata también a la espera de vista oral, que suma 80 tomos que también pusieron rumbo a la Ciudad de la Justicia. Y a estos expedientes se suman los de las ejecutorias, aquellos en los que ya hay sentencia firme y que no se cierran definitivamente hasta que se cumple la condena, sean de prisión –en esta sala las penas suelen ser altas por la gravedad de los hechos que se enjuician– o de otro tipo, como las de alejamiento, las multas o las indemnizaciones para las víctimas.

Falta de espacio para archivo

Uno de los problemas que tendrá la sala en su nuevo destino es que el espacio habilitado en las oficinas no parece suficiente para guardar todos los expedientes. “De momento no hay armarios para todos; se necesitan al menos dos armarios por funcionario”, afirman. “Y los procedimientos deben estar junto al personal, a mano, si no no es operativo para el trabajo diario”, concretan. Además, la sala de vistas que les asignaron, la 16 en la primera planta, es muy pequeña, algo que también afecta a los juzgados de lo Penal.

La macrosala de vistas celebra hoy su primer juicio y acoge en marzo el del crimen de Chapela 

La “macrosala” de vistas de la Ciudad de la Justicia de Vigo se estrenará hoy, siempre que el juicio no se suspenda a raíz de la huelga indefinida de letrados de la Administración de Justicia que arranca precisamente esta mañana. Lo cierto es que el mayor espacio para celebrar juicios en Galicia, con capacidad para 70 asistentes como público, se hará muy necesaria en el nuevo complejo de Pizarro dadas las reducidas dimensiones de las salas asignadas en la nueva sede a cada juzgado, lo que hará preciso recurrir a ella en numerosas ocasiones. El juicio previsto para hoy, del Juzgado de lo Penal 2 de Vigo, es contra cuatro acusados de delito contra la Hacienda Pública. El mismo órgano judicial volverá a usarla mañana, para un procedimiento que sentará en el banquillo a otros cuatro encausados, en este caso por delito de atentado. Y recurrirá de nuevo a ella la próxima semana, en otro proceso con cinco acusados por delito contra los derechos de los trabajadores, un caso que se centra en la silicosis que sufrieron cinco trabajadores de una empresa que se dedica a la preparación e instalación de encimeras.

Un proceso en febrero contra 25 acusados de fraude fiscal, otro de los casos que se juzgarán en ese espacio

Los otros dos juzgados de lo Penal también tienen en su agenda juicios que se celebrarán en la “macrosala”. El de Penal 3 la tiene reservada para los días 6,7 y 8 de febrero, para una vista contra 25 acusados de fraude fiscal. El Penal 1 la usará el 9 de febrero, para un caso por delito de lesiones con instrumento peligroso, y el 2 de marzo, para otro por delito de frustración de la ejecución.

Jurado popular

Y el primer juicio con jurado popular en este gran espacio arrancará el 20 de marzo y durará toda esa semana. Es la vista por el conocido como crimen de Chapela (Redondela), en el que la Fiscalía pide 18 años de cárcel para Manuel M., “Matanzas”, acusado de matar en 2021 a un vecino que le suministraba cocaína y que se negó a fiarle las dosis. Roberto C.P., un vecino de la calle San Telmo, ubicada en la bajada a Arealonga, fue asesinado el 27 de enero de dicho año en su domicilio, a donde acudió el presunto agresor a comprarle cocaína, según el escrito del Ministerio Público. El supuesto homicida está en prisión provisional.

Compartir el artículo

stats