Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida del precio de la luz multiplica el uso de paneles solares en casas y edificios

En solo ocho meses, estas instalaciones de autoconsumo pasaron de 915 a las 1.924 actuales en Vigo y otros puntos de la provincia | La falta de materiales, como piezas de aluminio, demoraron semanas su colocación

Paneles en el tejado de un edificio en Vigo

Saber cómo emplear cualquier electrodoméstico o dispositivo eléctrico en el hogar sin que afecte demasiado al bolsillo se convirtió este año en el nuevo reto que afrontan cientos y cientos de consumidores cada día. El temor a más subidas en el precio de la luz –con una factura que se ha incrementado un 51% en relación al año pasado– ha llevado a muchos de ellos a optar por otras vías, concretamente una: los paneles solares. “Hace uno o dos años, los particulares y comunidades nos consultaban presupuesto para la instalación de paneles solares y ahora solo el tiempo que tardamos en colocárselos”, justifica Óscar Nogueira, gerente de la empresa Galivoltaica, firma local dedicada a la instalación de placas fotovoltaicos desde el 2010.

Exenciones fiscales

Estas instalaciones de autoconsumo han experimentado un bum al que se han sumado las administraciones con importantes incentivos para favorecer a esta transición energética, más limpia y mucho menos contaminante. Por ejemplo, el Concello de Vigo acaba de aprobar una nueva ordenanza municipal para deducir el 50% del IBI –impuesto sobre bienes inmuebles– durante tres años a los propietarios de viviendas particulares con placas solares.

Menos burocracia

En el caso de la Xunta publicó también una instrucción para dotar de una mayor simplificación administrativa el procedimiento para disponer de estas instalaciones. Tanto es así que el registro pasó en Vigo y el resto de puntos de la provincia de 915 instalaciones de autoconsumo en febrero (momento de la puesta en marcha de esta instrucción) a las 1.924 actuales; duplicándose en solo ocho meses, según datos de la Consellería de Economía, Industria e Innovación.

PANELES O PLACAS SOLARES INSTALADOS EN LAS TERRAZAS DEL EDIFICIO DE LA AUTORIDAD PORTUARIA DE VIGO EN PRAZA DA ESTRELA. MARTA G. BREA

Reducción de la factura

Tal es la demanda por esta alternativa a los combustibles fósiles , que las agendas de estas empresas especializadas están llenas por el inmediato ahorro que suponen para el consumidor. “Si hace un año, un particular contaba con una factura de 100 euros, con la subida del precio de la luz puede llegar a pagar hasta 200 euros ahora cuando con las placas solares este coste se reduciría a la mitad. Los ahorros son increíbles y desde el día mismo de instalarlas”, explica Nogueira, que no olvida el factor tiempo. “Hay que tenerlo en cuenta, por ejemplo, estas últimas semanas, con la lluvia y mal tiempo, no hemos podido colocar muchas”, indica.

Fotovoltaicas y no térmicas

Denota, en las casi 180 instalaciones con las que prevé terminar el año una inclinación de los particulares por las instalaciones de placas solares fotovoltaicos (electricidad, luz) en detrimento de las placas solares térmicas. “La colocación de estas últimas son más residuales, son las primeras que las ayudan a reducir la factura eléctrica. Las térmicas pueden ser útiles en caso de comunidades con calefacción eléctrica, por ejemplo, o para negocios como gimnasios o piscinas climatizadas”, matiza el gerente de Galivoltaica.

OBREROS COLOCANDO EL CABLEADO ELECTRICO Y DE LOS PANELES SOLARES EN EL NUEVO PARQUE SOLAR DE LA URBANIZACION DE NAVIA (VIGO). PERGOLAS SOBRE LAS QUE SE INSTALARON LAS PLACAS FOTOVOLTAICAS QUE CAPTARAN LA ENERGIA SOLAR. MARTA G. BREA

Limitar los pedidos

En su caso, han tenido que limitar la selección de pedidos a consumidores de Vigo y Pontevedra por la elevada demanda e, inevitablemente, la crisis de los materiales. Y es que en el sector también se ha dejado notar un desabastecimiento de piezas, concretamente las de aluminio, que ha retrasado el montaje y colocación de estas instalaciones. “Afectó a todo, con tanta demanda hubo un claro desabastecimiento. Que si igual pedían una pieza a cuentagotas sí te la surtían pero en pedidos a gran escala o volumen, 200 o 300 a la vez, era imposible. Hubo que esperar semanas”, cuenta Óscar Nogueira.

Retrasos

Desde la Consellería de Economía explican también que si bien “é posible que algúns proxectos estean a sufrir retrasos por falta de materiais”, en el INEGA –Instituto Enerxético de Galicia– “non hai constancia dun número significativo de peticións de ampliacións de prazos relacionados con esta cuestión”. También el precio de sus instalaciones se ha visto elevado por los sobrecostes de los materiales y su escasez.

"Una urgencia"

En la situación actual, el tiempo medio de instalación de uno de estos paneles solares fotovoltaicos puede irse hasta los tres meses. “Depende mucho del tiempo de instalación o de los permisos. La gente nos vienen diciendo que lo necesitan lo más rápido posible porque más que una alternativa para ahorrar luz se ha convertido en una prioridad, en una urgencia”, concluye Nogueira.

700 vigueses se beneficiaron del bono eléctrico

A falta de un mes para el cierre del año, las solicitudes del Bono Social Eléctrico de la Xunta de Galicia ya superó a las concesiones otorgadas en los últimos años. Así, en este 2022 fueron 697 los vigueses que demandaron estas ayudas, por importe de 219.450 euros. Esta línea de apoyos está dirigida a los consumidores vulnerables severos en riesgo de exclusión social. Los apoyos serán de un 50% de la factura eléctrica correspondiente a la vivienda habitual del solicitante. De cara a 2023, la Xunta duplicará la partida económica a este Bono Social hasta los 4 millones de euros.

Compartir el artículo

stats