Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Ver los controles de aduanas por la tele me hizo querer ser Guardia Civil”

Titulados superiores o incluso graduados, entre la formación de los aspirantes al Cuerpo

Óscar, Nuria, Cristel, Lucía, Iván y Antón, a la salida de la prueba para acceder a la Guardia Civil. | // FDV

¿Qué motivo lleva a un joven a decantar su futuro laboral? Condiciones laborales, proximidad, vacaciones, vocación, tradición familiar... Todas estas opciones –y más– están detrás de los más de 1.200 aspirantes que este pasado fin de semana se dieron cita en la facultad de Económicas y empresariales del campus vigués, sede que centralizó en Galicia las pruebas de acceso a una de las 1.671 plazas ofertadas para ingresar a la Guardia Civil. Ayer concluía la parte teórica de la prueba, que arrancó semanas antes con la evaluación de los méritos que cada opositor añade a los requisitos mínimos exigidos para poder participar en estas pruebas selectivas.

Carolina, María, Anxo y Adrián, tras concluir el examen de oposición, ayer. | // FDV

Cuestiones psicoténicas, idiomas, ortografía y, por primera vez, gramática, centraron esta segunda fase de la oposición. “El examen no distó mucho de lo que tenía previsto. Íbamos un poco más a ciegas con la gramática pero no salió nada descabellado”, explican unos jóvenes aspirantes de Lugo.

Tanto Óscar como Lucía, Iván y Antón, ingresar en la Guardia Civil había sido su “sueño”, favorecido, en el caso de uno de estos opositores por la “equiparación” del Cuerpo “al salario de los Policías Nacionales”. “Siempre había querido ser Guardia Civil y este año aposté por ello”, cuenta. Si bien el requisito mínimo para presentarse a estas pruebas selectivas es tener el título de ESO, estos jóvenes cuentan tanto con Bachillerato como un Grado universitario, en un caso.

Sus compañeras Nuria y Cristel, ambas tituladas superiores de Formación Profesional, recalaron en estas oposiciones una por “o propio traballo do Guardia Civil, gústame esta axuda os demáis” y otra por la influencia de su pareja. “Es Guardia Civil, pude ver cómo se trabaja por dentro y cómo es la dinámica y la verdad me ha gustado mucho”, cuenta una de estas jóvenes.

El grupo salió satisfecho del exámenes, cuya dificultad era “mas o menos” la esperada. “Como toda oposición siempre es cuestión de suerte, pero por eso hay que confiar, resulta difícil decir si salió bien o mal, hay dudas”, cuenta el grupo.

"El examen era asequible pero como en toda oposición hay que ser cautos", dice una candidata

decoration

De Vigo y Porriño participaron también en estas oposiciones María, Carolina, Adrián y Anxo. Formados en la Academia Fonseca, los cuatro tienen muy claro el porqué de ser Guardias Civiles. “Siempre tuve la idea de ser piloto y de ver la televisión, en programas sobre la actuación de los agentes de Aduanas, me empezó a interesar muchísimo su trabajo y aquí estamos”, cuenta Adrián. Tanto María como Anxo esta vocación les llega desde pequeños, y en el caso de Carolina fueron las condiciones laborales las que la motivaron a presentarse. “Acabé la ESO, hice Bachillerato y preparé Magisterio; pero no me sentía realizada así que por el motivo de ayudar a la gente y también por las vacaciones me animé con la Guardia Civil”, relata esta joven.

Los cuatro coinciden en que el examen era “asequible”, pero prefieren ir con pies de plomo. “Lo mejor ante una oposición es ser cautas. Creemos que este año la gente iba muy preparada porque tuvieron los dos años del COVID para estudiar y tomarse lo más en serio. Además, se produjo también un cambio de temario que favoreció a todos los que empezaron hace dos años”, cuentan los aspirantes.

Siguientes fases

Los opositores que obtengan puntuación suficiente en esta prueba de conocimientos, que concluyó ayer, serán convocados para las pruebas físicas: una prueba de velocidad (carrera de 60 metros), una prueba de resistencia (carrera de 2 kilómetro de distancia), una prueba de fuerza consistente en la realización de un número determinado de flexiones según el sexo y una prueba de natación de 50 metros.

Los que superen esta tercera fase serán sometidos a una entrevista personal para evaluar su idoneidad psíquica para el puesto de trabajo al que optan y finalmente un reconocimiento médico para valorar su estado de salud y aptitud física.

Compartir el artículo

stats