BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La educación como reinserción: la mitad de los presos de A Lama cursan estudios

Un total de 378 estudian Primaria, ESO o Bachillerato y 34 preparan una carrera

Un curso organizado este mes para los internos en A Lama. | // @INSTITUTCIONES PENITENCIARIAS

Hay un espacio en la prisión de A Lama que, durante varias horas al día, los internos tienen una mayor sensación de libertad, de vuelta a la normalidad, a una vida ordinaria que rompe con la rutina del encierro motivado. Solo ellos y sus profesores, una realidad como la de cualquier otro ciudadano. Se trata del Centro de Enseñanza E.P.A.P.U. Nelson Mandela, un espacio educativo ubicado en las inmediaciones del penal pontevedrés que busca, procura y en buena parte de los casos consigue la reinserción del penado gracias un nivel de formación más amplio del que entraron y que, en definitiva, les permitirá un mejor acceso al mundo laboral; aspecto clave en esta adaptación a la sociedad.

Subida del 50%

Y es que cada vez son más los presos y presas que se interesan por mejorar su formación en el centro penitenciario. Los datos hablan por si solos. De los 874 internos, un total de 412 están cursando algún tipo de estudio, bien enseñanzas escolares, bien universitaria, es decir, la mitad del total. La cifra, aunque fluctuante, ha subido y de qué forma en los últimos años. En el curso 2019/2020, poco más del 15% de los condenados recibían algún tipo de formación reglada. El porcentaje se incrementó en once puntos, hasta el 26% el curso pasado, con 247 matriculados, cifra que este año se ha prácticamente multiplicado, según los datos ofrecidos por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

ESO y Enseñanzas básicas

El grueso de alumnos se concentra en la Educación Secundaria con 202 internos. Así, de ellos 132 cursan el primer ciclo de la ESO para Adultos y los 70 restantes el segundo ciclo. Le siguen los estudios de Educación Primaria o Básica, se trata de una enseñanza más inicial que cuenta con dos niveles, por un lado, 31 reclusos cursan módulos de alfabetización, adquisición de competencias básicas y comprensión lectora, mientras otros 73 condenados hacen lo propio con el nivel II, que tiene por objeto consolidar los conocimientos adquiridos, incrementar la adquisición de competencias básicas, conocimientos en tecnologías de la información y comunicación e idiomas.

Bachillerato y grado universitario

Estudios ya superiores cuentan con menos seguidores pero aún así el número es notable. Un total de 38 presos cursan Bachillerato y otros 32 están preparando carreras universitarias a través de la UNED, convenio que lleva años en funcionamiento y que también motiva los cursos de verano.

En cuanto a las alumnas, pese a tener una representación mucho menor –45 frente a 829 varones– son las que cuentan con un porcentaje más alto de matriculación. Y es que 36 internas están cursando alguna enseñanza, el 80% del total; 34 a nivel escolar y las dos restantes a nivel universitario.

¿Cómo funciona esta escuela de A Lama? Los internos e internas se desplazan a diario a estas instalaciones en el complejo penal, donde más de una decena de profesores, con su plaza fija, imparten las clases para todo el grupo, a excepción de los clasificados en régimen de primer grado, que por su peligrosidad, es el tutor el que se dirige a este módulo en concreto para que no estén en contacto con los demás presos. También los reclusos de la Unidad Terapéutica reciben la visita del profesor. Estas clases son gratuitas y están abiertas a todos los condenados, ya que la educación es un derecho de todos los internos.

En el caso de los estudiantes universitarios o los que preparan el acceso a la Universidad para mayores de 25 años reciben semanalmente a sus tutores de la UNED y a final de curso, en septiembre, se examinan como un estudiante más.

Talleres formativos o actividades culturales y artísticas para favorecer su integración social

Uno de los talleres impartidos en el penal de A Lama por la periodista de FARO, Carolina Sertal @Instituciones Penitenciarias

Además de las enseñanzas de régimen general, el penal de A Lama ofrece múltiples talleres, actividades formativas, culturales y de sensibilización para todos los internos. Uno de los últimos tuvo como protagonista a la escritora viguesa Ledicia Costas, quien ofreció una charla este pasado mes de junio en el marco del concurso de relatos “Mujeres que cuentan”, e incluso la escritora y periodista de FARO, Carolina Sertal, trabajó con los internos e internas en un taller de creación literaria gracias a la asociación Lenda Saúde Mental. Igual de importante son los cursos de verano organizados por la UNED en el centro o los impartidos por la Asociación Érguete, como fue el de Auxiliar de Psiquiatría.

A mayores, el penal participa de un programa de intercambio europeo de responsables de formación de prisiones, “Dices4P”. Se trata de una iniciativa a través de la cual diez formadores procedentes de centros penitenciarios de Rumanía y Francia conocen cómo se desarrolla la formación de los internos, la manera en la que el personal docente desempeña su trabajo o cómo se imparten los diferentes niveles de enseñanza reglada.

Compartir el artículo

stats