Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Riders de Glovo: “La solución a las multas es contratarnos”

Repartidores vigueses se muestran preocupados por el aumento de las cuotas de autónomos y el incierto futuro de la compañía

David Conguta junto a su bicicleta y la mochila de Glovo delante de Vialia Vigo. Pablo Hernández

Darwin Conguta charla relajado con un compañero, sentado en el suelo y bajo la sombra de Vialia Vigo. Son las dos de la tarde, hora de comer en la mayoría de los hogares, pero en la que riders como él empiezan a pedalear para entregar el máximo número de pedidos en el menor tiempo posible. Trabaja para Glovo, la compañía barcelonesa más famosa del delivery español y que se ha visto envuelta en una nueva polémica por el vínculo irregular que mantiene con sus empleados. Al tanto de las noticias sobre los multazos que la multinacional está recibiendo por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), confiesa a FARO la situación de vulnerabilidad laboral en la que se encuentra. “La solución sería que nos contratara, estableciera un sueldo y que nos diera buenos beneficios”, señala, reconociendo que “deberían sentarse a hablar para llegar a un acuerdo y que no haya sanciones de ningún tipo”.

“No, yo pago mis impuestos”, dice el hombre, que gana casi 600 euros al mes con una media de 15 repartos diarios, al ser preguntado cómo se siente siendo falso autónomo. Compaginando este empleo con otro para sobrevivir, paga una cuota que se lleva la cuarta parte de lo que genera llevando comida a numerosos domicilios. “¿Qué puede pasar a futuro? Que Glovo diga que necesita tanto personal y el resto que se busquen la vida”, añade sobre la decisión que podría acabar adoptando su empresa en caso de que se viese forzada a contratar.

La compañía, con sede central en Barcelona, viene de recibir un nuevo varapalo al modelo laboral que emplea y deberá abonar un total de 9,3 millones de euros por el uso fraudulento como falsos autónomos de 1.296 repartidores de Zaragoza.

Se trata de la tercera multa que llega por parte de Trabajo y que lo hace por no tener como asalariados a estos trabajadores (conocidos como riders) durante los tres años que duró la investigación (entre marzo de 2018 y el mismo mes de 2021) llevada a cabo.

Esta sanción, ante la cual la multinacional ha anunciado que presentará alegaciones, se suma a los 78,9 millones de euros que la Inspección le ha impuesto en Barcelona y Valencia por otros 10.614 riders que ejercían su trabajo como falsos autónomos, según avanzó este miércoles la Cadena Ser.

Sin garantías ni certezas

“Glovo no nos da garantías. Garantías de que vaya a estar contratado cuando resolvamos este problema o vayamos a seguir igual pero ganando más”, comenta Darwin, indicando que su oficio actual “no es algo que sea rentable”. En este contexto, ligado a la actualidad que rodea a su empresa, considera que las sanciones que comienzan a caer en diferentes ciudades no son una excepción que confirma la regla, y cree que Vigo podría seguir los mismos pasos.

“Si creo que sí, aquí sí va a llegar, porque aquí prácticamente estamos los más perjudicados. En la empresa han cambiado muchas cosas pero nadie hace nada, nunca se hace paro, nunca nos rebelamos, entonces hacen lo que quieren”, agrega a este respecto Jairo José Rosales tras ser cuestionado sobre si considera que las multas llegarán a la urbe olívica.

Comentando que él actualmente también se encuentra como autónomo, aunque en su caso es el primer año y paga menos, reconoce que le preocupa que su cuota siga subiendo conforme pasa el tiempo. “Ahora mismo pago 78 euros al mes, pero los últimos creo que pagan 290”, señala. “Aquí somos autónomos y trabajamos a jornada completa prácticamente”, explica, admitiendo que si ve que no le da resultado tendrá que irse para otra empresa.


Compartir el artículo

stats